| 9/5/2012 12:00:00 AM

El gas y la luz serán mas caros en Francia

El Parlamento francés inicia la tramitación de un proyecto de ley, respaldado por el Gobierno, que pretende introducir un complejo sistema de tarifas por el que el gas y la electricidad serán más caros para los que más consuman, como incitación para el ahorro de energía.

París.  El diputado socialista, François Brottes, que formaliza hoy su proposición de ley, pretende que este dispositivo, que debería tener un coste neutro para el Estado porque se repercutirán las evoluciones de los precios de la energía a los consumidores, dijo que espera que pueda entrar en vigor a "finales de 2013 o comienzos de 2014".

La idea general es que el kilovatio hora de electricidad o el metro cúbico de gas -está previsto hacer lo mismo más adelante con el agua- sea progresivamente más caro conforme se superen unos umbrales de gasto.

Para evitar que eso penalice a las familias numerosas, a los que residen en regiones frías que necesitan más energía o a los que tienen un sistema de calefacción poco eficiente, esos tres factores se tendrán en cuenta para la fijación de los umbrales a partir de los cuales se modificarán las tarifas.

En la práctica, los abonados particulares (los únicos concernidos por la reforma) tendrán en sus facturas un nuevo apartado para la llamada "contribución progresiva" que establecerá las bonificaciones o penalizaciones en función del volumen de gasto.

La propuesta legislativa prevé una ampliación de la población que podrá beneficiarse de las tarifas sociales (actualmente unos 330.000 hogares para el gas y unos 900.000 para la electricidad) a todos los que reciben subsidios sociales, en torno a cuatro millones de personas. EFE 

                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?