| 4/18/2012 12:00:00 PM

El FMI advierte sobre escasez de crédito en Europa y urge mayor integración

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió hoy que "aún es pronto para decir que la crisis ha pasado" y anticipó una reducción en el flujo de crédito disponible en Europa del 1,7 %, algo peligroso en el actual contexto de debilidad económica.

Washington - "En las últimas semanas hemos visto cómo la percepción puede cambiar rápidamente y reimpulsar las tensiones financieras sobre la deuda soberana", afirmó el director del Departamento Financiero y Mercados de Capital del FMI, José Viñals, en referencia al repunte de las primas de riesgo de España e Italia.

Viñals valoró las recientes medidas de inyección de liquidez tomadas por el Banco Central Europeo (BCE) como "decisivas" para evitar una "contracción del crédito", pero anticipó que los principales bancos europeos "deberán deshacerse de 2,6 billones de dólares, cerca de un 7 % de todos sus activos para el final de 2013".

"Algo de desendeudamiento es saludable, sobre todo si resulta en balances más robustos. Pero el ritmo es importante: ni muy grande, ni muy rápido, ni muy concentrado en una región o un país", explicó.

Para devolver la calma al sistema financiero, el informe del FMI insta a continuar con las reformas tanto a nivel nacional, especialmente en el caso de las economías más expuestas a estas tensiones como España e Italia, como europeo.

"El cortafuegos es ciertamente fundamental, pero solo es una parte del puzzle en Europa", afirmó Viñals en una rueda de prensa al comentar el reciente anuncio europeo de afianzar tanto el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF, por su sigla en inglés) como el Mecanismo de Estabilidad Europeo (ESM, por su sigla en inglés).

"La solución pasa por más y mejor Europa. Se deben continuar los esfuerzos para completar la arquitectura financiera europea; sin ella no podremos salir de la crisis", recalcó. Entre las posibilidades de recursos para recapitalizar los bancos europeos bajo tensión, el FMI recordó la opción de utilizar dinero del EFSF y el ESM.

"La recapitalización pública parcial de los bancos ya no aparece en la agenda, y quizá lo debería hacer", aseguró ayer el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard. Asimismo, el Fondo reiteró que las presiones inflacionarias en la zona euro han retrocedido, por lo que hay espacio para una mayor política expansiva y nueva bajada de tipos por parte del BCE.

El Fondo estudió dos escenarios en los que analiza los efectos de la puesta en práctica de mayores medidas de coordinación y supervisión europea para calmar la "volatilidad" en la eurozona.

En el negativo, caracterizado por una falta de coordinación, el PIB de la región podría caer un 1,4 % hasta 2013; mientras que en el positivo, con una profundización de la integración, el crecimiento en la eurozona podría repuntar un 0,6 %.

Viñals respaldó las reformas anunciadas por Madrid y Roma para recuperar la estabilidad financiera y la competitividad, pero señaló que deben "continuar".

"Los mercados son volátiles, pueden tender a exagerar las cosas, lo fundamental es sembrar la confianza en los mercados, que es lo que se está haciendo", precisó ante las renovadas dudas expresadas por los mercados en las últimas semanas.

Además de Europa, foco de la inestabilidad actual, el FMI insistió en la importancia de que EE.UU. y Japón comiencen a "encarar ya sus desafíos fiscales a medio plazo", para evitar tensiones.

En especial, la institución financiera urgió a EE.UU. a tomar medidas "más contundentes para controlar la deuda de los hogares y amplificar la reformas en el mercado de la vivienda".

Por último, señaló que los mercados emergentes, especialmente Asia y Latinoamérica, "no deben dar por garantizada la estabilidad" pese a que "han navegado con cierta tranquilidad" por los recientes shocks financieros de las economías avanzadas. 

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?