| 9/3/2007 12:00:00 AM

El esfuerzo es para que el desempleo no supere el 7,5% al final del Gobierno

Así lo anunció el presidente Álvaro Uribe al destacar la reducción del desempleo en el último año. De acuerdo con el Dane, el desempleo en Colombia bajó al 11,2 por ciento en julio de 2007, frente al 12,5 por ciento en el mismo mes del año pasado. La reducción entre uno y otro período fue de 1,3 puntos porcentuales.

Maicao (La Guajira).- “Estamos haciendo todo el esfuerzo para que al final de nuestro Gobierno, el desempleo no esté por encima del 7,5 por ciento”, dijo el presidente Álvaro Uribe Vélez, al instalar este sábado el consejo comunal en la ciudad guajira de Maicao.

Destacó los resultados que dio a conocer el viernes el Dane: “Tuvimos un desempleo en el 20 por ciento. Iba para el 25. Ayer dijo el Dane que está en el 11,2. Una reducción importante de tantos puntos en los cinco años y de punto y medio en el último año, julio-julio. Pero no estamos contentos”.

De acuerdo con el Departamento Nacional de Estadística (Dane), el desempleo en Colombia bajó al 11,2 por ciento en julio de 2007, frente al 12,5 por ciento en el mismo mes del año pasado

De acuerdo con el informe entregado, la reducción entre uno y otro período fue de 1,3 puntos porcentuales.

El reporte muestra que en julio del presente año había 18 millones 24 mil personas con empleo, y 2 millones 280 mil desocupadas.

Entre tanto, en las 13 principales ciudades de Colombia el desempleo se redujo en 1,5 puntos porcentuales, pasando de 12,8 por ciento en julio del año pasado a 11,3 por ciento en el mismo mes del 2007.

Bogotá fue la ciudad que presentó el menor índice de desocupación, con 11,2 por ciento, seguida por Villavicencio, con 11,3 por ciento.

Las ciudades con los mayores niveles de desempleo fueron Ibagué, con 17,3 por ciento, y Cartagena, con 15,4 por ciento.

 

SNE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?