| 6/2/2010 9:40:00 AM

El desempleo cae en España

El número de desempleados que solicitan subsidios cayó por segundo mes consecutivo en mayo, informó el miércoles el gobierno español, que anunció una reforma inmediata del mercado laboral con el objetivo de recuperar puestos de trabajo y consolidar la recuperación económica.

Madrid  — El descenso fue de más de 76.000 personas, gracias al inicio de la temporada estival y la campaña turística. Los meses de verano suelen ser tradicionalmente positivos en la contratación, aunque el Ministerio de Trabajo subrayó que es la mayor caída que registra un mes de mayo desde 2005.

No obstante, más de 4,06 millones de personas siguen inscritas en los servicios públicos de empleo, con un crecimiento interanual del 12,3%. La tasa de desempleo nacional, cuya estadística se elabora trimestralmente, está en el 20%.

La secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, consideró los datos una buena noticia, pero recordó que muchas personas siguen sin poder trabajar en España.

"Este es sin duda un buen dato, en el marco de la situación que atraviesa nuestra economía, porque más de 76.000 personas han dejado de estar inscritas en los registros del desempleo", dijo Rojo.

El desempleo bajó en todos los sectores: industria, servicios y también construcción. En total, el estado gastó 2.757 millones de euros (3.378 millones de dólares) en cubrir las prestaciones de los desocupados.

Las cifras dieron un cierto respiro al gobierno socialista, que admitió la semana pasada que la recuperación está lejos de consolidarse debido, entre otros factores, a la alta tasa de desempleo, que duplica la media de la Unión Europea.

Con estas cifras encima de la mesa y después de meses de negociación entre sindicatos y patronal sin fumata blanca a la vista, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero decidió poner una fecha límite y reveló que el gobierno aprobará una reforma del mercado de trabajo el próximo 16 de junio, haya o no acuerdo en la llamada mesa del diálogo social.

"(La reforma) es necesaria para ayudar a crear empleo y que haya una contratación estable", dijo Zapatero en una rueda de prensa.

El jefe del gobierno socialista afirmó que el texto ya está perfilado. La idea es flexibilizar el mercado laboral español con medidas que podrían incluir un abaratamiento del despido.

Después de meses de diálogo infructuoso, los sindicatos mayoritarios, ambos de izquierda, y los empresarios cuentan ahora con dos semanas de plazo para cerrar un acuerdo que, según Zapatero, es complicado.

El plazo del 16 de junio coincide con el debut de la selección española en el Mundial de Sudáfrica, lo que, según algunos medios, contribuirá a diluir una supuesta impopularidad de las medidas. Además, la aprobación permitirá a Zapatero acudir al Consejo Europeo, que se celebra el 17 y el 18 de junio en Bruselas, con la reforma laboral que le exigía la Unión Europea.

La UE, organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional e incluso Estados Unidos habían reclamado mayor flexibilidad a España para evitar que su desempleo lastrase la incipiente recuperación económica europea.

La economía española creció un tímido 0,1% en el primer trimestre del año después de seis trimestres consecutivos de recesión.

El ejecutivo prevé un contracción anual del 0,3% en 2010. Además, advirtió que el duro plan de ajuste para reducir el déficit público y ahorrar más de 18.000 millones de dólares ralentizará la salida de la crisis.

El viernes pasado, la ministra de Economía, Elena Salgado, revisó a la baja las previsiones de crecimiento para el período 2011-2013 y anunció que el desempleo se mantendrá por encima del 16% hasta 2013.

El temor a un posible contagio en España de la crisis de la deuda griega y las presiones de los mercados internacionales y la Unión Europea llevaron al gobierno a aprobar con urgencia los recortes de gasto y ahora la reforma del mercado laboral.

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?