| 4/19/2011 2:40:00 PM

El déficit fiscal de Costa Rica crece un 21%

El déficit fiscal de Costa Rica durante el primer trimestre de 2011 creció un 21 % en comparación al mismo periodo del año pasado, mientras el Gobierno celebra una leve desaceleración del gasto, informó hoy una fuente oficial.

San José - Datos del Ministerio de Hacienda indican que el déficit fiscal a marzo pasado se ubicó en unos US$626,1 millones (equivalente al 1,8 % del Producto Interno Bruto), un 21 % más que los US$517,6 millones registrados en el mismo periodo de 2010.

Los ingresos experimentaron un crecimiento de 4,3 % al pasar de US$1.274,7 millones a US$1.329,6 millones entre ambos periodos, mientras los gastos se incrementaron un 9,1 % al moverse de US$1.792,3 millones a US$1.955,7 millones.

El aumento del gasto se desaceleró este mes en comparación con los últimos meses cuando la tasa de crecimiento superaba el 10%, indicó el Ministerio de Hacienda.

"Estamos observando los frutos de una política de austeridad que busca controlar el ritmo de crecimiento del gasto público", expresó en el boletín el ministro de Hacienda, Fernando Herrero.

El funcionario advirtió que no es suficiente con la austeridad, por lo que el lo Gobierno debe "acompañar con medidas de largo plazo para aumentar los ingresos y modernizar nuestro sistema tributario con tal de darle una solución definitiva a nuestros problemas en las finanzas públicas".

A inicio de 2011 el Gobierno presentó ante la Asamblea Legislativa un proyecto de reforma fiscal que busca aumentar los ingresos en un 2,5 % del producto interno bruto, pero es rechazada por los partidos de oposición que consideran que afectará a las clases medias y bajas.

Costa Rica cerró 2010 con un déficit fiscal de 5,3% del PIB y para este año la proyección del Banco Central es que se mantenga similar, en 5,4 %.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?