| 11/13/2008 12:00:00 AM

El crudo a menos de 56 dólares el barril

Los precios del crudo para entrega a término continuaron bajando y llegaron el jueves a casi 55 dólares el barril antes de repuntar levemente, ya que las malas noticias económicas del mundo industrializado aumentaron los temores una severa recesión mundial mermará la demanda de petróleo.

El mediar la jornada en Europa, el crudo liviano de bajo contenido sulfuroso para entrega en diciembre bajó 13 centavos a 56,13 dólares el barril, tras bajar a 54,67 dólares, en la contratación electrónica de la bolsa de materias primas de Nueva York,

En Londres, la mezcla Brent del Mar del Norte bajó 36 centavos a 52,01 dólares el barril en el mercado ICE.

El contrato del Nymex bajó durante la noche 3,50 dólares para cerrar a 56,16 dólares el barril, el cierre más bajo desde enero del 2007, después que el Departamento de Energía estadounidense redujo su consumo de crudo para el 2009.

Según la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo, con sede en París, las economías del mundo desarrollado han caído en recesión y se contraerán más en el 2009.

La OCED indicó el jueves que el Producto Interno Bruto seguramente retrocederá un 0,3% en el 2009 entre sus 30 estados miembros.

Agregó que la economía se contraerá un 0,9%, la del Japón un 0,1% y la de Europa del euro en un 0,5%.

La AIE cree que la demanda global de crudo mediará este años unos 86,2 millones de barriles diarios, casi sin variaciones respecto a la del 2008, y 86,5 millones de barriles diarios el próximo año.

En otras cotizaciones del mercado Nymex, el combustible de calefacción para entrega a término bajó 2,89 centavos a 1,81 dólares el galón (3,79 litros), mientras que la gasolina bajó 2,76 centavos a 1,22 dólares el galón. El gas natural para entrega a término bajó 11,3 centavos a 6,29 dólares los 1.000 pies cúbicos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?