| 9/20/2007 12:00:00 AM

El crudo por encima de los 82 dólares el barril

El crudo liviano de bajo contenido sulfuroso para entrega en octubre subió 17 centavos a 82,10 dólares el barril en la contratación electrónica de la bolsa de materias primas de Nueva York al mediar la jornada en Europa.

El crudo para entrega a término continuó el jueves su carrera alcista tras marcar otro récord la víspera debido a los problemas en las refinerías estadounidenses y la merma de los inventarios en ese país.

A ello se sumó el temor a que una tormenta tropical en desarrollo pueda hacer peligrar las instalaciones petrolíferas en el golfo de México, dijeron los analistas.

El contrato subió el miércoles 42 centavos y cerró a 81,93 dólares el barril tras llegar durante el día a 82,51 dólares el barril.

El frente de baja presión que potencialmente podría transformarse en tormenta tropical se dirige hacia el estado de Luisiana, lo que puso en guardia la víspera a las autoridades. La empresa Shell Oil Co. anunció planes de evacuación para centenares de empleados de sus plataformas costera en toda la región.

"La amenaza de una tormenta antes del fin de semana mantendrá en alza los precios del crudo", opinó el analista Víctor Shum, de la firma Purvin & Gertz, en Singapur. "Nadie desea quedarse sin combustible de cara al fin de semana" en caso de que la tormenta se transforme en un gran huracán que cause estragos en la costa estadounidense del Golfo de México.

En Londres, la mezcla Brent del Mar del Norte bajó 49 centavos a 77,98 dólares el barril en el mercado ICE.

En la bolsa Nymex, el combustible de calefacción para entrega a término bajó 1,03 centavos a 2,2350 dólares el galón (3,88 litros) mientras que la gasolina ganó 0,09 de centavo a 2,0943 dólares el galón. El gas natural para entrega a término bajó 4 centavos a 6,140 dólares los 1.000 pies cúbicos.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?