| 6/13/2008 12:00:00 AM

El crudo por encima de los 136 dólares el barril

VIENA _ Los precios del crudo para entrega a término se mantuvieron el viernes firmes por encima de los 136 dólares el barril tras un fuerte repunte la víspera, y los inversionistas creen que los temores a un inadecuado suministro encarecerá a un más el combustible.

"La contratación ha sido muy errática en las últimas semanas, oscilando entre los 131 y los 139 dólares el barril", dijo el analista Víctor Shum, de la firma Purvin & Gertz, en Singapur.

El crudo liviano de bajo contenido sulfuroso para entrega en julio bajó 45 centavos a 136,29 dólares el barril en la contratación electrónica de la bolsa de materias primas de Nueva York al mediar la jornada en Europa.

La gasolina fue cotizada a 3,5025 dólares el galón (3,79 litros), con baja de dos centavos frente al cierre del martes.

El combustible de calefacción para entrega en julio se mantuvo esencialmente firme a 3,9405 el galón, y el gas natural para entrega en julio bajó más de 4 centavos a 12,77 dólares los 1.000 pies cúbicos.

En Londres, la mezcla Brent del Mar del Norte para entrega en julio perdió 56 centavos a 135,53 dólares en el mercado ICE.

Mientras tanto, informaciones de prensa indicaron que la estatal Nigerian National Petroleum Corp. piensa hacerse cargo de las operaciones en Nigeria de la Shell, especialmente las del distrito meridional de Ogoni.

Nigeria, la mayor productora de crudo de Africa e importante abastecedora de Estados Unidos, ha visto mermada sustancialmente su producción durante años debido a la violencia insurgente.

Además, los temores a una posible huelga de los trabajadores petroleros nigerianos contribuyeron al avance tardío del mercado, cuando los precios del crudo pasaron de 131,55 dólares el barril para cerrar a 136,74 dólares el jueves por la tarde en Nueva York.
 
(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?