| 11/3/2010 9:30:00 AM

El crecimiento económico en la OCDE se ralentizará en 2011

El crecimiento económico medio de los países de la OCDE se situará entre el 2 y el 2,5 por ciento en 2011, inferior al aumento previsto para este año, según adelantó hoy la organización.

Paris.- El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, advirtió, además, al adelantar el informe de perspectivas de la organización, que los niveles de deuda y déficit público son "insostenibles".

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) confirmó que el crecimiento económico previsto para 2010 estará entre el 2,5% y el 3%, un nivel que sólo recuperarán los países de esa organización en 2012.

Gurría añadió, al comentar el esfuerzo de reducción de deuda que tendrán que aplicar la mayor parte de los países, que supondrá entre el 6% y el 9% del Producto Interior Bruto (PIB). "Tendrá que ser incluso mayor para que la deuda recobre niveles sostenibles", sostuvo.

Respecto a la tendencia del crecimiento económico en los 33 países de la OCDE, la organización confirmó que el ritmo de recuperación mundial "se ha ralentizado" desde comienzos de este año al tiempo que la deuda pública ha alcanzado en la mayor parte de ellos máximos históricos.

Tanto la actividad de la producción como la del comercio se han atenuando, indicó la organización, que detecta diferentes niveles de recuperación económica, especialmente dentro de la zona euro.

En cuanto a Estados Unidos, la OCDE espera que gane ritmo en su recuperación económica, mientras que ésta "perderá algo de vapor" en Japón; en los países emergentes, estima la organización, el crecimiento seguirá siendo "robusto", aunque a menor velocidad.

El adelanto del informe de perspectivas que la OCDE presentará el próximo 18 de noviembre se presenta justo antes de la reunión que el G-20 mantendrá en Seúl.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?