| 8/24/2007 12:00:00 AM

El Big Mac, la hamburguesa desmesurada, cumple 40 años

Para algunos entusiastas de la comida rápida, el aniversario de la hamburguesa de McDonald's es causa de celebración.

Chicago.- El Big Mac, una hamburguesa triple que contribuyó a representar la cultura culinaria popular estadounidense de la desmesura, cumple 40 años.

"Es un sabor celestial", comentó April Kohlhaas, residente de Chicago de 31 años de edad. "Es una tradición estadounidense".

El Big Mac nació en 1967 creado por Jim Delligatti, el dueño de una concesionaria de McDonald's en Uniontown, Pensilvania. Un año después pasó a ser parte del menú de la cadena.

Para celebrar el aniversario, Delligatti, de 89 años, y su familia abrieron esta semana un Restaurante Museo Bic Mac en North Huntington, Pensilvania, con profusión de objetos recordatorios y "la mayor estatua de Big Mac en el mundo".

La hamburguesa se ha convertido en un fenómeno característico de la cultura popular que ha sido saboreada en más de 100 países, según McDonald's Corp. con sede en Oak Brook.

"El Big Mac es por cierto uno de nuestros emparedados más populares", dijo la portavoz Danya Proud. "Sólo hay un Big Mac y nunca habrá otro igual".

McDonald's calcula que se venden 550 millones de Big Mac por año en Estados Unidos, lo que representa 17 por segundo. Cada hamburguesa pesa unos 230 gramos (0,5 libra), contiene 540 calorías y 29 gramos de grasa.

"Cuando se comía una vez de vez en cuando no había ningún problema", dijo Marion Nestle, profesora de nutrición y estudios alimentarios en la Escuela de Cultura, Educación y Desarrollo Humano en la Universidad de Nueva York. "Pero después se convirtió en alimento diario".

Andrea Hawkins probó su primer Big Mac en la secundaria y se aficionó tanto que inició un grupo de "Big Mac-aholics" (adictos al Big Mac) en la red social Facebook en internet.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?