| 5/3/2012 1:22:00 PM

El BCE pide reformas "ambiciosas" a España y otros países de la U.E.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, pidió hoy a España y a otros países de la UE que apliquen reformas "ambiciosas" para facilitar la recuperación económica, sin olvidar la austeridad fiscal.

Barcelona - En una conferencia de prensa en Barcelona al término de la reunión del Consejo de Gobierno del BCE que mantuvo en el 1 % los tipos de interés de la zona euro, Draghi se mostró partidario de que la austeridad fiscal se apoye en el recorte de los gastos corrientes más que en subir impuestos o reducir la inversión.

Según el presidente del BCE, estas dos últimas opciones son las más fáciles de adoptar para países que se encuentran en una "situación de emergencia" e instó a corregirlas en el medio plazo y a buscar fórmulas para incentivar la actividad del sector privado.

A pesar de estas recomendaciones, Draghi elogió las medidas tomadas por el Gobierno español y señaló que el progreso fiscal no sólo en España, sino también en Italia, está siendo sustancial y es valorado "insuficientemente".

El presidente del BCE reconoció que la Unión Europea requiere un pacto de crecimiento, que no ve contradictorio con la disciplina fiscal.

Para que una economía crezca de forma sostenible, debe basarse en la estabilidad presupuestaria, subrayó.

En este contexto, considera que la clave serán las reformas económicas que emprendan los países y que éstas sean las "correctas" para acertar y minimizar la "rabia" que sienten algunos colectivos como los jóvenes que no encuentran empleo.

El presidente del BCE advirtió que no habrá estímulos en el corto plazo por parte de la entidad europea, por lo que deja en el aire posibles recortes de tipos de interés, que hoy mantuvo en el 1 % pero con la previsión de que la inflación se situará por encima del 2 % hasta principios de 2013.

La duda sigue siendo si habrá nuevas inyecciones de liquidez, después de que Draghi haya destacado hoy que esta medida evitó una crisis crediticia.

Tampoco aclaró si el BCE volverá a comprar deuda soberana después de más de siete semanas sin hacerlo.

Draghi hizo hincapié en que el crecimiento económico tiene que volver a ganar protagonismo en la Unión Europea y para ello es necesario acometer más reformas estructurales en varios países.

También dijo que prevé una recuperación gradual de la economía en la zona del euro a lo largo de este año, pese a que los indicadores económicos muestran que se mantiene la incertidumbre.

Espera asimismo que persistan tensiones en los mercados de deuda soberana y ajustes en la economía, lo que unido a las "elevadas tasas de desempleo" sigue frenando el dinamismo de crecimiento de algunos países.

En cuanto a la inflación, la previsión del BCE es que este año se mantenga por encima del objetivo del 2 %, aunque ya en los primeros meses de 2013 podría colocarse por debajo de ese listón.

Draghi destacó que el "objetivo prioritario" de la entidad que preside es mantener la estabilidad de los precios a medio plazo.

"Esta es la mejor contribución de la política monetaria para fomentar el crecimiento y la creación de empleo en la zona euro", subrayó.

El jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, defendió hoy una política económica que combine la reducción del déficit y las reformas estructurales en toda la Unión Europea para estimular el crecimiento.

Rajoy tiene previsto participar en una cena con los miembros del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo y antes mantendrá una reunión con Draghi, a quien expondrá los ejes de la política económica de su Ejecutivo.

La reunión que hoy ha celebrado en Barcelona es una de las dos que el BCE celebra al año fuera de su sede central de Francfort, en Alemania. 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?