| 9/16/2007 12:00:00 AM

El aprendizaje virtual se extiende en EEUU

El aprendizaje virtual se está expandiendo en los establecimientos de enseñanza superior y universidades pero sigue en pañales a nivel primario y secundario, donde los escépticos han cuestionado su costo y su efecto en la socialización de los pequeños.

Tallahaesse, Florida_ Cuando estaba en séptimo grado, Kelsey-Anne Hizer solía recibir calificaciones bajas y sentía que los maestros en su escuela de Ocala no le prestaban la ayuda que necesitaba.

Pero después de pasar a una escuela virtual para cursar el octavo grado, la niña está recibiendo más atención individual y logrando calificaciones altas. También está entusiasmada por aprender, aunque nunca ha estado en la misma aula que sus maestros.

Kelsey-Anne entró a formar parte de una creciente tendencia nacional cuando se incorporó a la Escuela Virtual de la Florida con sede en Orlando. Los estudiantes reciben sus lecciones por Internet y se comunican con maestros y compañeros por salas de chat, correo electrónico, teléfono y mensajes de texto.

"Es más personalizada que la escuela regular", dijo la niña. "Ellos escuchan".

El aprendizaje virtual se está expandiendo en los establecimientos de enseñanza superior y universidades pero sigue en pañales a nivel primario y secundario, donde los escépticos han cuestionado su costo y su efecto en la socialización de los pequeños.

Sin embargo las escuelas privadas están creciendo rápidamente, a una tasa anual de un 25%. Hay 25 programas estatales o conducidos por los estados y más de 170 escuelas virtuales especiales en la nación, según el Consejo de América del Norte para el Aprendizaje en Línea.

Los cálculos del número de alumnos primarios y secundarios que toman clases virtuales oscila entre 500.000 y un millón a nivel nacional en comparación con un alumnado total en las escuelas públicas de unos 50 millones.

El aprendizaje en línea se usa como una alternativa a los cursos de verano y para los estudiantes que necesitan ayuda extra, tienen incapacitaciones físicas, optan por la escolaridad en casa o están suspendidos por problemas de comportamiento. También puede contribuir a evitar el hacinamiento en las aulas tradicionales y suministrar cursos que las escuelas locales, a menudo rurales o de barrios pobres, no ofrecen.

Sus partidarios dicen que esas funciones están bien, pero que la enseñanza virtual tiene un potencial casi ilimitado. Muchos avizoran una mezcla de enseñanza tradicional y virtual.

"Esperamos que se convierta en un elemento más de las escuelas públicas en vez de considerarlo como algo que hay que probar para ver qué pasa", comentó Julie Young, presidenta y directora general de Florida Virtual.

Florida Virtual es una de las escuelas en línea más antiguas y grandes de la nación, con más de 55.000 estudiantes en la Florida y en el mundo, en su mayoría de tiempo parcial. Su lema es "En cualquier momento, en cualquier lugar, por cualquier ruta, a cualquier ritmo".

Los alumnos con dificultades como Kelsey-Anne, que padece del trastorno de déficit de la atención, pueden tardar más en finalizar sus cursos, mientras que los más dotados pueden ir a mayor velocidad.

Casey Hutcheson, de 17 años, completó inglés y geometría en línea en el tiempo que le habría tardado completar uno solo de esos cursos en su escuela secundaria regular en Tallahassee.

"Me agrada trabajar por mi cuenta porque no me distraigo y puedo avanzar a mi propio ritmo en vez de ir al ritmo del profesor", explicó.

Pese a todo su potencial, la enseñanza virtual tiene sus críticos y sus escépticos.

"Es importante que los chicos estén en una situación social aprendiendo a interactuar en sociedad", dijo la representante estatal Shelley Vana. "No creo que lo logren en la casa".

Pero los estudiantes virtuales se benefician con otro tipo de experiencia social igualmente valiosa, replica Susan Patrick, presidenta y directora general del Consejo de América del Norte para el Aprendizaje en Línea con sede en Vienna, Virginia.

"Deberíamos capacitarlos para el mundo en que viven", afirmó, sugiriendo que la gente pasa actualmente gran parte de su tiempo interactuando por medio de la computadora.

Muchos formuladores de políticas encaran el aprendizaje virtual con el presupuesto a la vista, esperando grandes ahorros de escuelas que no necesitan edificios, autobuses ni otra infraestructura tradicional.

"Como administradores del dinero público, no deberíamos pagar automáticamente lo mismo o ni siquiera nada parecido para un día de escuela virtual que para un día de escuela convencional", dijo Don Gaetz, presidente del Comité de Educación del Senado de la Florida.

Florida Virtual debe recibir este año 6.682 dólares por cada estudiante de tiempo completo, poco menos que el promedio de 7.306 dólares de todas las escuelas públicas del estado. Young dijo que su escuela tiene gastos que no tienen las escuelas tradicionales.

"Nuestra infraestructura de datos es nuestro edificio", afirmó.

Los sindicatos de maestros se han opuesto a gastar dólares públicos en algunas escuelas virtuales, principalmente las privadas.

Los legisladores de Indiana se negaron este año a financiar las escuelas semiautónomas ("charter schools"), que son establecimientos con fondos públicos pero sin las mismas exigencias de las escuelas públicas regulares, a cambio de responsabilidad de producir determinados resultados especificados en su constitución ("charter"). Estas escuelas no afiliadas a los distritos escolares locales suelen ser establecidos por grupos sin fines de lucro, universidades y otros.

Young, de Florida Virtual, dijo que se propone recomendar que su estado siga el ejemplo de Michigan, que aprobó el requisito de que los estudiantes completen algún tipo de experiencia en línea para conseguir su diploma de secundaria.

Si "no les damos una oportunidad de tomar un curso en línea, no les estaríamos haciendo nada bien", afirmó. "Es el camino del futuro".

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?