| 2/3/2011 11:00:00 AM

El 67% de industrias brasileñas perdió espacio en el exterior frente a chinas

El 67% de las industrias brasileñas que compiten con similares chinas en el exterior ha perdido espacio en el mercado mundial, así como el 45% de las que compiten con las asiáticas en el propio mercado brasileño, según un estudio divulgado hoy por la Confederación Nacional de las Industrias (CNI).

Rio de Janeiro - El informe de la patronal de los industriales mostró que las empresas brasileñas han perdido clientes frente a las chinas tanto en el mercado externo como en el doméstico debido a la fuerte apreciación del real frente al dólar, al elevado costo de la producción en Brasil y a las deficiencias en la infraestructura.

El estudio, que consultó en octubre pasado a los responsables por 1.529 industrias del país (904 pequeñas, 424 medianas y 201 grandes), mostró que una de cada cuatro empresas brasileñas compite con similares chinas en el mercado doméstico y una de cada dos lo hace en el exterior.

Del total de los empresarios consultados, el 28% dijo que compite con productos importados de China en el mercado brasileño y el 52% aseguró que disputa clientes con China en el exterior.

De los que compiten con importaciones procedentes de China en el mercado doméstico, un 45% dijo que ha perdido clientes.

De los que ofrecen los mismos productos que las empresas chinas en el exterior, un 67% dijo que ha perdido mercados y un 4% admitió que dejó de exportar por no poder competir con las asiáticas.

Los sectores más afectados por la competencia china en el exterior son los de material electrónico de comunicación, textiles, equipos médicos, calzados y máquinas y equipos.

Además, una de cada cinco empresas (21%) también admitió que importó componentes y materias primas chinas el año pasado, casi el doble que el porcentaje registrado cuatro años antes.

"Las importaciones de insumos chinos han registrado un fuerte crecimiento en los últimos años y eso tiende a continuar. El cambio (el real apreciado) deja los productos chinos más baratos", afirmó el analista Flavio Castelo Branco, jefe del equipo económico de la CNI, tras admitir que un tercio (32%) de las empresas que importa de China pretende aumentar sus compras del gigante asiático.

La CNI ha alertado en diferentes ocasiones de que las empresas chinas tienen mejores condiciones competitivas debido a que Pekín mantiene la moneda depreciada artificialmente, lo que abarata sus ventas, y a que los costos de producción en China, principalmente por la mano de obra barata, son significativamente inferiores.

"Nuestra carga tributaria es mayor y la infraestructura es peor", según Castelo Branco, para quien las dificultades burocráticas para exportar igualmente son mayores en Brasil que en China.

Según el sondeo de la CNI, el 50% de las industrias brasileñas dijo haber definido estrategias para enfrentar la competición con los productos chinos.

Las principales armas en esa competición, según los empresarios brasileños, son elevar las inversiones en la calidad y el diseño de los productos (48%) y reducir los costos y los márgenes de ganancia (45%).

El comercio entre el gigante latinoamericano y el gigante asiático ha crecido significativamente en los últimos años, hasta el punto que China ya compite con Estados Unidos y con Argentina el estatus de mayor socio comercial de Brasil.

Pero mientras que la mayor parte de las ventas brasileñas a China son de materias primas, principalmente mineral de hierro, soja y petróleo, casi la totalidad de las importaciones brasileñas procedentes de China son de productos manufacturados, especialmente electrónicos.

Brasil, que ha elevado sus demandas contra China por supuestas prácticas desleales de comercio, también se ha quejado de que viene perdiendo espacio en sus mercados tradicionales, como Argentina, pese al libre comercio entre los dos países suramericanos.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?