| 5/12/2008 12:00:00 AM

El 30 de junio, fecha límite para estatizar Sidor

CARACAS - El presidente Hugo Chávez fijó el 30 de junio como fecha límite para que la acería Ternium transfiera al Estado su filial venezolana Ternium Sidor, cuya ley de nacionalización firmó el lunes.

El mandatario izquierdista ordenó en abril la reestatización de la mayor acería de la región Andina y el Caribe, así como las tres principales cementeras del país, retomando la política de nacionalizaciones que impulsó en el 2007 como parte de su proyecto de crear un estado socialista.

"Hoy yo no presido un estado capitalista, no, un estado socialista. Así que Sidor tiene que que convertirse en una empresa socialista y eso lo tenemos que hacer nosotros, el Gobierno y los trabajadores unidos," agregó el mandatario en un acto en la siderúrgica en el suroriental estado Bolívar.

El gobernante agregó que el lunes comenzó a funcionar la comisión de transición para la reestatización.

Chávez nombró al ministro de Industrias Básicas y Minería, Rodolfo Sánz, presidente de la compañía nacionalizada, que será rebautizada con el nombre de Alfredo Maneiro, político y guerrillero comunista venezolano.

El Gobierno y Ternium, accionista mayoritario con un 60 por ciento de la compañía, todavía están en negociaciones para fijar la compensación y si finalmente se quedarán con una participación minoritaria en la acería.

Además, Chávez anunció que suscribió con los trabajadores un nuevo contrato colectivo, cuya dilatada discusión entre gerencia y sindicatos fue el detonante de la nacionalización.

Ternium es controlada por el conglomerado argentino Techint y produce aceros planos y largos en Argentina, México, Venezuela, Estados Unidos y Guatemala, y es el mayor fabricante de productos siderúrgicos terminados de América Latina.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?