| 8/18/2011 1:40:00 PM

El 20% de acusados por disturbios en Reino Unido son niños o adolescentes

El Ministerio de Justicia británico reportó que el 20% de los 1.297 acusados que han comparecido ante un juez por participar en los disturbios de la semana pasada en el Reino Unido son niños o adolescentes de entre 10 y 17 años.

Londres - Uno de los acusados, un chico de 16 años acusado de matar a un jubilado en Londres durante los altercados en el barrio de Ealing, compareció ante un tribunal de la capital británica, que denegó su petición de libertad condicional.

Richard Bowes, de 68 años, murió el jueves 11 de agosto, cuatro días después de ser golpeado durante los altercados en Londres cuando trataba de apagar un fuego en un contenedor de basura.

Al joven de 16 años se le imputan además cargos por "desórdenes violentos" y por cuatro robos, en una casa de apuestas, un supermercado, un videoclub y un restaurante.

En medio de una polémica entre la clase política en Inglaterra sobre la dureza de las penas que se están imponiendo a quienes participaron en los disturbios, hoy también se conoció una sentencia de un año y cuatro meses de prisión para un universitario de 21 años que trató de robar unas botellas de alcohol en un supermercado de Manchester (norte de Inglaterra).

El juez Robert Atherton, que dictó la sentencia, acusó al joven de "seguir el ejemplo de otros" para deslizarse al interior del supermercado por una abertura y ver "qué podía robar".

"Fue una acción estúpida y lo deberías haber pensado mejor. Eres un estudiante universitario y lo has echado todo a perder. Has pagado un precio muy alto por tu comportamiento", le dijo el juez al joven.

Tras la ola de violencia que se extendió por diversas ciudades de Inglaterra entre los días 6 y 10 de agosto, la policía practicó un total de 2.675 detenciones, 1.744 de ellas en Londres.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?