| 2/6/2012 7:00:00 PM

Ejecutivo de empresa holandesa violó embargo comercial a Irán

El ejecutivo de una firma de transporte de carga holandesa se declaró hoy culpable de haber violado el embargo contra los intercambios comerciales entre Estados Unidos e Irán, informó la Fiscalía Federal de Nueva Jersey.

Nueva York - Ulrich Davis, de 50 años y nacionalidad holandesa, admitió ante la juez Claire Cecchi que facilitó entre 2007 y 2008 el envío a Irán de varios cargamentos de productos estadounidenses sin el permiso necesario.

Davis, según la Fiscalía, gestionó esos pedidos como responsable de ventas en el país de la compañía de transporte de carga Netherlands Freight Forwarding, que llevaba a Nueva York y luego a Irán artículos comprados por un intermediario a una empresa de Nueva Jersey.

Entre los productos figuraban compuestos químicos, lubricantes, aislantes y otros elementos utilizados en la industria aeroespacial. De acuerdo a la Fiscalía, Davis escribió en enero de 2008 un correo electrónico al intermediario en el que explicaba que Irán era "un destino muy difícil" por razones políticas, pero que su firma era capaz de gestionar los pedidos que otras empresas habían dejado de hacer.

"A pesar de los riesgos, siempre hemos gestionado bien sus encargos", añadió el holandés en el citado correo. Davis violó así el embargo comercial impuesto por Estados Unidos sobre Irán en 1995 y que prohíbe a los estadounidenses suministrar bienes, servicios y tecnología a Irán o a su Gobierno, un delito que acarrea hasta 20 años de prisión en este país.

Bajo los términos de su arreglo extrajudicial, el holandés se enfrenta a una condena máxima de cinco años en prisión y una multa de hasta 250.000 dólares, y conocerá su sentencia el próximo 15 de mayo.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?