| 10/31/2006 12:00:00 AM

EE.UU relaciona a drogas al club Cortuluá

El Cortuluá es un club que alguna vez estuvo en la primera división del fútbol colombiano y ahora disputa su retorno. Oscar Ignacio Martán Rodríguez, su ex presidente y uno de sus actuales accionistas, es vocal de la Federación Colombiana de Fútbol, y aparece entre las personas asociadas por el Tesoro a Rentería.

Washington.- El Departamento del Tesoro anunció el martes que determinó que el club de fútbol colombiano Cortuluá está vinculado a Carlos Alberto Rentería Mantilla, líder del cartel de la droga Norte del Valle.

También son asociados de Rentería Mantilla otras nueve empresas y siete individuos vinculados a éstas en Colombia, dijo el departamento.

El Cortuluá se encuentra en Tuluá cerca de la ciudad de Cali y al ser asociado al narcotráfico, al igual que las otras entidades e individuos, sus bienes en Estados Unidos han quedado congelados y no podrá realizar ninguna transacción comercial con personas o instituciones estadounidenses.

Esta es la quinta acción del Tesoro contra la red financiera de Rentería Mantilla, conocido también como "Beto Rentería".

"Beto Rentería es uno de los narcotraficantes colombianos más poderosos y complejos, que invierte sus ganancias ilícitas tanto en Colombia como otros países", dijo en una declaración escrita Adam Szubin, director de OFAC, la Oficina de Control de Bienes Extranjeros, una dependencia del Tesoro.

En Colombia, Martán Rodríguez dijo que es accionista del club de fútbol desde 1992 y de una de las clínicas mencionadas en el informe, pero que desconoce la razón por la es señalado por el Departamento del Tesoro a manera individual y como socio del Cortuluá.

"Me dejó helado con la noticia... a mí me extraña porque nos ha vigilado siempre la superintendencia de Entidades, la Fiscalía, Coldeportes, estamos registrados en todos lados y me sorprende mucho" la noticia, declaró a la AP.

"Nunca habíamos tenido ningún problema de esta naturaleza... aquí en Tuluá todo el mundo se conoce con todo el mundo... pero para nada" tuvo negocios con Rentería, aseguró.

Dijo que se ha dedicado toda su vida a la distribución de azúcar, cemento y actividades comerciales.

Esta no es la primera vez que un club colombiano de fútbol aparece asociado al narcotráfico. Desde los años 80 se conoció que Pablo Escobar tenía intereses en el Atlético Nacional; José Gonzalo Rodríguez Gacha en el Millonarios y los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela en el América de Cali.

Entre las 10 empresas identificadas por el Tesoro con asociación a Rentería figuran cuatro relacionadas con la industria azucarera: Agropecuaria Lindaraja S.A., Canaduz S.A., Inversiones Brasilar S.A. y Tarritos S.A..

Igualmente, aparecen la firma contable Camacho Vallejo Asesores; el hotel playero Tres Casitas; y dos clínicas médicas, Apoyos Diagnósticos S.A. y Clínica San Francisco S.A.

Todas esas empresas tienen su sede en Colombia excepto una, identificada por el Tesoro como Kutry Management, que está en Panamá.

OFAC ha identificado previamente como negocios asociados con Rentería a la cadena de tiendas Casa Estrella y numeras compañías del Grupo Grajales.

Los siete colombianos declarados testaferros de Rentería trabajan en esas empresas y entre los más conocidos se encuentran también James Osorio Valencia, de Inversiones Brasilar, y Ricardo Sandoval Salazar, de Agropecuaria Lindaraja, dijo OFAC.

Rentería fue declarado "narcotraficante especial" en marzo del 2005 y el Departamento de Estado ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por información que conduzca a su captura.

Con esta nueva designación de testaferros, se eleva a 1.300 el número de individuos y empresas con relaciones con el narcotráfico hecha por OFAC en Aruba, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Panamá, Perú, España, Vanuatu, Venezuela, Bahamas, Islas Vírgenes Británicas, Islas Cayman y Estados Unidos.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?