| 5/12/2006 12:00:00 AM

EEUU no quiere restablecer lo negociado en el TLC

Según quienes han seguido de cerca este proceso, el problema radica en que EE.UU. quiere prácticamente está proponiendo una nueva negociación en temas particulares.

Lo que se consideró inicialmente por los negociadores colombianos como una tarea fácil que tomaría uno o máximo dos días, hoy va en cuatro días de discusiones y sin perspectiva de acuerdo.

Según quienes han seguido de cerca este proceso, el problema radica en que EE.UU., en un comportamiento reprochable desde toda perspectiva, no pretende ajustar los textos a lo negociado anteriormente, sino que prácticamente está proponiendo una nueva negociación en temas particulares.

Se esperaba una nueva redacción en los temas en que los que hubo inconvenientes, pero la ambición de los estadounidenses es incalculable y ahora están poniendo sobre la mesa propuestas de negociación, como si no se hubieran cerrado los asuntos relacionados.

Por su parte, los gremios económicos colombianos se mostraron solidarios con el equipo del Gobierno que se encuentra en Washington y le pidieron no ceder por ningún motivo a las presiones de EE.UU., pues de lo contrario, el TLC se firmaría en desventaja absoluta para el país.

El jefe del equipo negociador, Hernando José Gómez, y el ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, junto con sus negociadores agrícolas regresarían a Colombia solo hasta el sábado, siempre y cuando consigan avanzar hoy en la consolidación de los textos, pero lejos de enfrentar una nueva negociación.

Gremios como la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) y la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi) agradecieron la decisión del Gobierno de mantenerlos al tanto de los avances.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?