| 12/11/2006 12:00:00 AM

EE.UU. pone a Evo Morales ante disyuntiva

A poco de asumir el gobierno en enero, Morales dijo que "jamás" negociará una tratado de libre comercio con Estados Unidos, porque destruiría a medianos y pequeños productores, pero su gobierno envió misiones a Washington para gestionar la prórroga de la la ley de preferencias arancelarias andinas (ATPDEA, por sus siglas en inglés) que vencen el 31 de diciembre.

La Paz.- Las negociaciones comerciales entre Bolivia y Estados Unidos pondrán al gobierno del presidente Evo Morales ante la disyuntiva de asociarse con ese país o desmarcarse, por lo menos así percibe la situación el embajador estadounidense en La Paz, Philip Goldberg.

"El país y el gobierno (boliviano) tienen que decidir si quiere ser no sólo un socio estratégico con los Estados Unidos sino amigo también", señaló el diplomático el lunes durante una visita a una fábrica de textiles que exporta a su país con arancel cero.

El congreso estadounidense aprobó un prórroga de sólo seis meses para Bolivia y Ecuador que en ese tiempo deben concretar acuerdos bilaterales. En el caso boliviano, están en juego unos 250 millones de dólares de exportaciones anuales y 80.000 empleos.

El gobierno de Morales buscará un acuerdo comercial pero bajo otros parámetros, según anticipó el ministro de Planificación del Desarrollo, Hernando Larrazábal.

En declaraciones divulgadas el lunes por el diario El Deber, Larrazábal dijo que "siempre vio el ATPDEA como un puente entre la situación actual y una situación futura, en la que pudiéramos establecer una relación comercial de más largo plazo basada en criterios de justicia y de equilibrio".

En esas negociaciones que comenzarían en enero, Bolivia insistirá exportar productos agropecuarios al mercado estadounidense, dijo Larrazábal.

 
 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?