| 12/19/2006 12:00:00 AM

EEUU y Panamá llegan a TLC en Washington

Los dos países, que iniciaron las negociaciones en abril del 2004, tienen un comercio que es ampliamente favorable a Estados Unidos, con superávit para éste de casi 2.000 millones de dólares. Para Panamá, que tiene en el mercado estadounidense al principal destino de sus exportaciones, el comercio con Estados Unidos representa unos 1.000 millones de dólares en exportaciones.

Washington
 
Estados Unidos y Panamá anunciaron hoy que han cerrado exitosamente las negociaciones de un tratado de libre comercio (TLC), con lo cual aumenta a tres el número de acuerdos con países de la región que el gobierno de Washington tratará de sacar adelante el próximo año en el Congreso.

La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR), que negocia estos tratados, hizo notar que si bien las negociaciones han concluido todavía quedaron pendientes de discusión ciertos aspectos en el campo laboral.

"Este es un acuerdo histórico entre dos buenos amigos y socios que promoverá el crecimiento económico y desarrollo en nuestros países", dijo la directora de USTR Susan C. Schwab indicando que lo pendiente será resuelto antes del envío del tratado al Congreso.

Alejandro Ferrer, ministro de Comercio e Industrias y principal negociador de Panamá, dijo que se ha puesto fin a un proceso "difícil y complicado pero que consolidará nuestros sectores de exportación y creará oportunidades para mayor mano de obra y mejor calidad de vida" de los panameños.

Las negociaciones se reanudaron la semana pasada en Washington después de 10 meses de suspensión. En febrero, las partes estuvieron a punto de cerrar un trato, pero no pudieron llegar a un entendimiento sobre procedimientos fitozoosanitarios que incluso originaron una crisis de gabinete del presidente Martín Torrijos.

El problema fue resuelto expeditivamente al reanudarse las negociaciones debido a que peritos de Estados Unidos habían viajado a Panamá para verificar la tecnología aplicada en ese país.

Los negociadores se dedicaron entonces a pulir los detalles en otras áreas, particularmente la agricultura, en el cual Panamá buscaba algunas "exclusiones técnicas" que protegiera a sus productores de café, papá y cebolla.

Panamá tiene una economía predominantemente basada (hasta un 80%) en los servicios y en septiembre aprobó en una consulta popular la ampliación del Canal de Panamá con una inversión de 5.250 millones de dólares.

Schwab dijo que este TLC abrirá oportunidades importantes a inversionistas estadounidenses para participar en el plan de expansión del Canal de Panamá.

Junto con este acuerdo, el gobierno del presidente George W. Bush tratará el próximo año que el Congreso apruebe también los tratados con Perú y Colombia.

Para ello sólo dispondría hasta julio, en que terminan las facilidades que el Congreso le dio a Bush para estas negociaciones a través de la ley de promoción del comercio, conocida también como "fast track".

Legisladores que tendrán posiciones clave en el Congreso 2007 que estará bajo control del Partido Demócrata, de oposición, han adelantado que revisarán aspectos relacionados con los derechos laborales y medioambientales en estos tratados.

Panamá tiene ya acceso sin aranceles al mercado estadounidense en hasta un 95% de sus exportaciones a través de la Iniciativa de la Cuenca del Caribe y el Sistema Generalizado de Preferencias. El TLC dará permanencia a esas facilidades y eliminará el 5% restante en forma progresiva en los próximos 10 años.

USTR dijo que los dos países establecerán "programas de monitoreo" de las zonas de libre comercio de Panamá para evitar la violación de normas de aduanas, y establecieron provisiones sobre seguridad comercial que facilitarán el comercio de bienes de todo el mundo que pasan por Panamá.

 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?