| 6/26/2007 12:00:00 AM

EEUU investiga empresa aeroespacial británica

Las acciones de BAE cayeron un 10,5% a 7,91 dólares en el Mercado Mercantil de Londres.

Londres_ El Departamento de Justicia de Estados Unidos está investigando a la aeronáutica británica BAE Systems PLC, acusada de sobornar a un príncipe saudí para obtener un contrato de armas, informó el martes la compañía. La noticia produjo una caída de más del 10% en el precio de sus acciones.

El breve comunicado de BAE únicamente señala que la investigación "está relacionada al cumplimiento de la empresa de las leyes de anticorrupción, incluyendo los negocios relacionados con el reino de Arabia Saudí". La empresa se negó a dar más explicaciones.

BAE ha negado haberle pagado sobornos a miembros de la familia real para obtener una licitación en 1985 de 86.000 millones de dólares para la fabricación de aeronaves.

El príncipe Bandar bin Sultan, ex embajador saudí en Estados Unidos y ahora presidente del Consejo de Seguridad de Arabia Saudí, también ha negado haber sacado provecho monetario del acuerdo.

El primer ministro británico Tony Blair también se ha visto embadurnado por el escándalo, al haber prohibido cualquier investigación sobre el acuerdo entre BAE y la familia real saudí, aludiendo la protección de la seguridad nacional. Estados Unidos presentó una protesta formal al respecto.

La investigación se produce en un momento muy delicado para BAE, que está en medio de negociaciones para adquirir Armor Holdings Inc, una empresa estadounidense fabricante de tanques y armaduras, por 4.100 millones de dólares.

La semana pasada ambas empresas señalaron que el Departamento del Tesoro había declarado que la compra no representaba amenazas de seguridad. Ahora BAE, que espera cerrar el negocio a finales de año, está esperando a que el Departamento de Justicia le dé luz verde.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?