| 1/17/2007 12:00:00 AM

EE.UU. espera aprobación de TLC con Perú, Colombia, Panamá este año

Los gobiernos de esos países han expresado su disposición de trabajar "con pragmatismo" por la ratificación de los tratados, y dijeron que a éstos les adosarían "cartas de intención" en esos los campos que los legisladores consideren necesarios, pero no irían a una "renegociación".

Washington.- El gobierno del presidente George W. Bush dijo el miércoles que espera "para este año", posiblemente antes de julio, la aprobación por el Congreso de los tratados de libre comercio con Perú, Colombia y Panamá, pero con "ajustes sustantivos".

John Veroneau, segundo en rango de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR), dependencia que coordina las negociaciones internacionales, declaró que en el proceso se requerirá hacer "algunos cambios" a los acuerdos en los campos laboral y ecológico.

Preguntado si esos cambios implicaban una renegociación de los tratados, Veroneau contestó:

"Hemos informado a Perú, Colombia y Panamá que antes de que los acuerdos sean debatidos por el Congreso vamos a necesitar hacer algunos ajustes sustantivos al texto".

El congresista Charles Rangel, presidente del Comité de Medios y Arbitrios, donde se iniciará el debate en la Cámara de Representantes, dijo que esperaba "una revisión" de las partes laboral y medioambiental de los tratados, pero indicó que no se trataría de una renegociación. Las negociaciones ya concluyeron con los tres países, pero en el caso de Panamá todavía falta la firma por los respectivos gobiernos y la armonización de posiciones en el área laboral.

Veroneau, hablando con reporteros en su oficina, dijo que esperaba firmar el TLC con Panamá lo antes posible para proceder a enviarlo al Congreso. La ley de promoción del comercio, conocida como "fast track", expirará el último día de junio. Es el mecanismo que permite la negociación de acuerdos que no pueden ser modificados por el Congreso en el debate de ratificación.

El gobierno no ha adelantado todavía si buscará su extensión, pero las negociaciones internacionales que estaba realizando actualmente indicarían que sí lo haría. Según Veroneau, el texto de los tres acuerdos "refleja con precisión lo que estaba en mente de los negociadores, pero vamos a entrar en un proceso (de revisión) que requerirá de un par de meses".

"Esperamos que cada uno de esos acuerdos sea considerado por el Congreso este año", agregó. "Yo confío en su aprobación por el Congreso".

Preguntado luego si ello significaría una aprobación antes de la expiración del fast track, Veroneau dijo que sí. Pero hizo notar que aun después de la expiración de esa ley el debate legislativo sobre los tres TLC "bien puede continuar".

Ese comentario desvirtúa las versiones de que los acuerdos negociados bajo el fast track deberían ser aprobados antes de la expiración de la ley ya que de otro modo carecerían de validez. El senador Harry Reid, líder de la mayoría demócrata de oposición en el Senado, dijo la semana pasada que el TLC con Perú sería debatido este año, pero indicó que carecía de información sobre el de Colombia.

Bush aún no ha pedido aún al Congreso la ratificación del acuerdo colombiano. Tampoco lo ha hecho con el de Panamá porque no ha completado aún los pasos previos. Veroneau hizo notar que los temas laboral y ambiental, objeto de denuncias de los legisladores demócratas que controlan ahora ambas cámaras legislativas, "son provisiones" del fast track.

"Hemos dicho en privado que estamos abiertos al diálogo con el Congreso sobre el capítulo laboral", dijo. "Es evidente que se harán algunos ajustes a ese capítulo antes del debate legislativo". Reiteró que la mejor forma de ayudar a los trabajadores y el desarrollo de esos tres países "es mediante la creación de oportunidades económicas, y estos acuerdos están para eso".

 
 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?