| 4/20/2007 12:00:00 AM

EEUU: Empresarios chocan con legislador sobre TLCs

La posición, expresada por el presidente de la Asociación Nacional de Manufactureros (NAM), John Engler, tuvo una inmediata reacción del presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, Charles Rangel, indicando que ese tipo de comentario era "una crasa distorsión" de los hechos.

Washington.- La mayor asociación empresarial de Estados Unidos dijo el jueves que apoya los acuerdos de libre comercio, pero explicó que no puede hacerlo a costa de las leyes laborales estadounidenses como están buscando innovar los miembros demócratas del Congreso.

Rangel, cuyo comité empieza el debate en la cámara baja de los tratados comerciales que firma el gobierno estadounidense, dijo que la NAM "le hace un mal servicio al empeño de llegar a un consenso bipartidista sobre la futura política comercial".

"Estoy sorprendido de que la NAM llegue al punto de poner en riesgo el difícil trabajo de muchos en el Congreso y la administración que están negociando estos temas", dijo Rangel en una declaración escrita emitida por su oficina.

Esas negociaciones han afectado el curso legislativo de los TLC de Estados Unidos con Perú, Colombia y Panamá y la renovación de las preferencias arancelarias andinas para Ecuador y Bolivia.

Los demócratas desean insertar en los tratados provisiones laborales los patrones adoptados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), como lo han pedido los sindicatos con la federación AFL-CIO a la cabeza.

Engler le dijo en una carta a Rangel, demócrata de Nueva York, que "sujetar nuestro sistema laboral a modelos extranjeros es simplemente algo con lo cual no podemos estar de acuerdo".

"Muchas de nuestras leyes laborales, que son de gran calidad, no siguen los patrones de la OIT", agregó. "Creemos que las leyes laborales de nuestra nación no deben ser puestas en riesgo cuando se trate de hacer esfuerzos para mejorar nuestras oportunidades comerciales".

Rangel dijo que Estados Unidos ha firmado la declaración de la OIT en 1998 y "todo lo que hemos pedido ha sido simplemente que los futuros acuerdos comerciales incluyan esos patrones".

"No estamos buscando poner trabas e incorporar las convenciones de la OIT sino (los principios de) la declaración que hemos firmado", dijo. "Esta es una diferencia crucial".

Rangel dijo que en ese empeño, la posición demócrata no implica cesión de soberanía en la solución de disputas como alega la NAM.

Comentó que si grupos como la NAM "tienen un deseo serio de moldear y apoyar las futuras políticas comerciales, necesitan entender que no contribuye en nada emitir comunicados de prensa que distorsionan los hechos y no representan los puntos de vista de quienes negocian esas políticas".

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?