| 11/8/2006 12:00:00 AM

EEUU: Demócratas se alzan con la cámara baja

Los demócratas lograron el control de la Cámara de Representantes en la madrugada del miércoles, tras arrebatarle a los republicanos muchas más bancas que las que necesitaban, aprovechando la insatisfacción del electorado con la guerra en Irak, la gestión presidencial y los escándalos en el Congreso.

"De costa a costa, los estadounidenses votaron por el cambio", declaró Nancy Pelosi, líder demócrata de la cámara baja que será la nueva presidenta de ese cuerpo.

"Hoy hicimos historia. Ahora debemos lograr progresos", agregó.

El actual presidente de la cámara, el republicano Dennis Hastert, fue reelegido par aun 11mo término de dos años, pero se espera que dimita como líder del bloque y no se descarta que se retire del Congreso.

"Fue una jornada bastante dura" para los republicanos, comentó Hastert.

Se informó que el presidente George W. Bush llamará el miércoles a Pelosi.

Hacia las 0330 de la mañana (0830 GMT), los demócratas sumaban 227 bancas, más que suficientes para tener la mayoría, y estaban arriba en otras cinco contiendas. Los republicanos obtuvieron 191 escaños y estaban adelante en 12 disputas electorales.

Se necesitan 218 escaños para controlar la cámara.

Los demócratas capturaron 26 escaños republicanos y ninguno de sus representantes perdió su banca.

Los republicanos sufrieron reveses en todas las regiones del país. Encuestas a boca de urna indicaban que la clase media, que votó en masa por ellos hace dos años, esta vez optó por los demócratas.

"Se acabó la era de irresponsabilidad y empezó una era de reformas reales", declaró el representante Rahm Emanuel, demócrata de Illinois que supervisó la campaña de su partido en la Cámara de Representantes.

"Estamos al borde de una gran victoria demócrata", dijo Pelosi, que representa a California.

Entre los derrotados por el llamado de los demócratas a efectuar un cambio se encontraban tres congresistas republicanos en Indiana, tres en Pensilvania, dos en Nueva Hampshire, uno en Carolina del Norte y otro en Kansas.

Asimismo, los demócratas ganaron escaños que estaban en disputa en Nueva York, Arizona y en otras regiones del país.

Los escándalos que han azotado a los legisladores republicanos parecieron afectar en mayor medida a los legisladores que buscaban la reelección que la impopularidad del presidente Bush o que la guerra en Irak que dura casi cuatro años.

Los republicanos cedieron un escaño que perteneció a Bob Ney, un legislador de Ohio que renunció tras declararse culpable en un escándalo que involucraba a cabilderos, y otro más de la Florida, que perteneció a Mark Foley, quien también renunció después de que se dio a conocer que había enviado mensajes de contenido sexual explícito a jóvenes empleados del Congreso.

En Pensilvania, los demócratas desbancaron a Curt Weldon, quien se vio inmiscuido en una investigación federal por corrupción, así como a Don Sherwood, quien reconoció tener una relación que duró mucho tiempo con una mujer mucho más joven que él y que lo acusó de intentar asfixiarla.

Durante la noche, Pelosi, quien ha sido abuela en cinco ocasiones, habló brevemente ante un grupo de simpatizantes de su partido en un hotel de Washington, donde agradeció su asistencia.

Pelosi, quien ganó su escaño por undécima ocasión, fue despedida con gritos de "señora presidenta (de la Cámara)" y otros gritaban su nombre: "Nancy, Nancy".

Los escándalos, la guerra, y el cansancio general contra el gobierno de Bush parecía haber llevado a los electores a votar en favor de los demócratas, de acuerdo con encuestas efectuadas por la Associated Press y por cadenas de televisión en entrevistas a boca de urna.

Entre los entrevistados, tres de cada cuatro dijeron que la corrupción tuvo un peso importante en su voto y gran parte se inclinó en favor de votar en favor de los demócratas.

En una señal de un descontento entre las bases de republicanos, la mayoría de los evangélicos blancos dijeron que la corrupción tuvo una gran importancia en su voto, y aproximadamente una tercera parte de los entrevistados de ese grupo étnico votó por los demócratas.

En tanto, dos de cada tres votantes consideraron que el tema de la guerra era muy importante para ellos y también se inclinaron en favor de los demócratas, mientras que seis de cada 10 votantes comentaron que no estaban de acuerdo con la guerra.

Una cifra similar de entrevistados señaló que estaban insatisfechos con el trabajo de presidente, y se mostraron más inclinados en favorecer a los demócratas con su voto.

Los 435 escaños de la Cámara de Representantes fueron sometidos a votación en estos comicios.

AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?