| 6/13/2007 12:00:00 AM

EEUU no ve a China como manipuladora de su divisa

La conclusión fue inmediatamente protestada por un grupo de senadores que prometieron presentar un proyecto de ley para facilitar la imposición de sanciones a China si el país asiático no permite la subida de su moneda ante el dólar.

WASHINGTON _ Pese a las presiones del Congreso, la Casa Blanca se negó el miércoles a mencionar a China como país que manipula su divisa para obtener ventajas comerciales injustas.

Los fabricantes estadounidenses sostienen que China mantiene devaluada su moneda hasta en un 40%. Ello ha sido una bonanza para los consumidores estadounidenses, que se han beneficiado con las importaciones de productos baratos fabricados en China, pero ha situado el déficit comercial estadounidense con ese país asiático en 232.600 millones de dólares, un tercio de los 758.500 millones acumulados el año pasado.

La Casa Blanca, sin embargo, en su informe semestral sobre divisas, dijo que China no satisface los requisitos técnicos de un país que manipula su moneda para lograr ventajas comerciales.

El Departamento del Tesoro dijo aunque es obvio que el gobierno chino controla el valor de su divisa ante el dólar, no puede determinar que la medida sea adoptada para "obtener una ventaja competitiva injusta en el comercio internacional".

La conclusión no fue una sorpresa. El secretario del Tesoro Henry Paulson inició con sus colegas chinos reuniones bianuales de alto nivel.

Con ello, Estados Unidos confía poder presionar a China para que permita el encarecimiento del yuan y la solución de otros problemas mercantiles, como la piratería de los derechos de autor y marcas registradas efectuada en China con material y bienes estadounidenses.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?