| 12/1/2008 12:00:00 AM

EEUU cayó en recesión a fin 2007, dice comisión

WASHINGTON - La economía estadounidense cayó en recesión en diciembre del 2007, declaró el lunes el árbitro de los ciclos económicos de la nación, y la baja podría ser la peor desde la Segunda Guerra Mundial.

La Oficina Nacional de Análisis Económicos (NBER por sus siglas en inglés) dijo que sus integrantes celebraron una conferencia telefónica el viernes y concluyeron que la expansión económica que empezó en noviembre del 2001 había terminado.

El período previo de expansión económica, que terminó el 2001, duró 10 años.

La actual recesión, que según muchos economistas persistiría hasta mediados del próximo año, ya es la tercera más larga desde la Gran Depresión, sólo detrás de las contracciones de 16 meses registradas a mediados de la década de 1970 y a comienzos de los años 1980.

"Creo que tenemos camino por recorrer, probablemente va a ser una recesión larga y profunda", dijo Jeffrey Frankel, un economista de la Universidad de Harvard que participa del comité del NBER, a la cadena televisiva NBC. "Podría ser la peor recesión de pos guerra. No lo sabemos todavía", agregó.

El NBER no define a la recesión como dos trimestres consecutivos de caídas en el Producto Interno Bruto, tal como lo definen muchos países. En cambio, declara que Estados Unidos está en recesión cuando ve una caída en la actividad económica que se extiende a lo largo de la economía y que dura más de unos pocos meses.

La actual recesión era especialmente difícil de definir, dado que el PIB siguió creciendo hasta el tercer trimestre de este año. El NBER dijo que su comité analizó las nóminas de empleo, que tocaron un máximo en diciembre del 2007 y luego empezaron una racha ininterrumpida de caídas, así como el comportamiento del PIB real y otros datos económicos, para determinar cuándo había comenzado la recesión.

"El comité determinó que la caída de la actividad económica en el 2008 reunió los estándares de una recesión", dijo el NBER en un comunicado. "Todas las evidencias, salvo los ambiguos movimientos de la medida de producción trimestral del PIB, apoyaron esa conclusión", agregó.

PLAN DE ESTIMULO

La Casa Blanca dio cuenta de la declaración del NBER, pero dijo que eso no cambiaba su estrategia para enfrentar la crisis financiera.

"Lo más importante que podemos hacer por la economía ahora mismo es regresar a la normalidad los mercados financieros y de crédito, junto con seguir avanzando en el sector inmobiliario, y es ahí donde vamos a seguir concentrados", dijo Tony Fratto, portavoz de la Casa Blanca.

El presidente George W. Bush es el primer presidente desde Richard Nixon en gobernar durante dos recesiones.

Muchos legisladores demócratas dijeron que el pronunciamiento del NBER develaba la necesidad urgente de otra dosis de gasto gubernamental para reactivar la economía.

"El anuncio simplemente hace oficial lo que hemos sabido por mucho tiempo -con las alzas en los costos de vida, alzas en el desempleo, ejecuciones hipotecarias en cifras récord y ahorros agotados, debemos hacer más para ayudar a las familias a encontrar soluciones-", dijo el senador demócrata Harry Reid en un comunicado.

Los demócratas de la Cámara de Representantes probablemente buscarán la aprobación de un plan de estímulo de más de 500.000 millones de dólares, informó un asesor el lunes.

El NBER es conocida por tomarse su tiempo en declarar el comienzo de una recesión. El grupo no declaró a marzo del 2001 como el comienzo de una recesión hasta noviembre de ese año, que el grupo fijó como el final de la baja.

Los economistas encuestados por Reuters esperan que la economía de Estados Unidos se contraiga durante la primera mitad del 2009, y que crezca moderadamente en la última parte del año.

Si la economía sigue contrayéndose para el mes de junio, esta sería catalogada como la recesión más larga desde la Gran Depresión.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?