| 2/15/2011 7:00:00 AM

EE.UU. busca Congreso apruebe pactos A. Latina a mediados de año

El Gobierno del presidente Barack Obama busca enviar al Congreso estancados pactos comerciales con Colombia y Panamá para mediados de este año luego de un nuevo análisis de la situación en ambos países, dijo el lunes un funcionario estadounidense de alto rango.

Miami - El Gobierno está bajo una presión cada vez mayor de legisladores, especialmente republicanos, y de grupos empresariales y agrícolas para que fije un cronograma rápido para obtener la aprobación del Congreso de los tratados de libre comercio (TLCs) con ambos países.

El acuerdo colombiano, firmado en el 2006, es impopular entre muchos demócratas debido a la fuerte oposición de grupos laborales estadounidenses, que dicen que el país no ha hecho lo suficiente para detener los asesinatos de sindicalistas y para enjuiciar a los responsables.

Matthew M. Rooney, subsecretario adjunto del Departamento de Estado para Canadá, México y Política Económica Regional, dijo que un equipo estadounidense viajará a Colombia buscando información para un nuevo reporte que será ofrecido a Obama.

"Es nuestro objetivo clarificar la situación en Colombia, hacer un análisis fresco de la situación en ese país, y también en Panamá", dijo Rooney a los periodistas en Miami, donde ofreció presentaciones sobre políticas comerciales estadounidenses para el hemisferio.

"El objetivo es tener todos los pactos de libre comercio transmitidos al Congreso cerca de mediados de año, buscando tenerlos completados, aprobados por el Congreso, quizá antes de que concluya el año", expresó Rooney.

Pero él no ofreció fechas específicas, pese a los llamados de un importante legislador republicano para que se actúe respecto a los acuerdos con Colombia y Panamá antes del 1 de julio.

El equipo estadounidense que visitará Colombia realizará consultas con el Gobierno de ese país, sindicatos, organizaciones no gubernamentales, observadores y académicos y reportará sus resultados al presidente Obama sobre la situación de violencia y legislación laboral en el país, indicó Rooney.

El funcionario cree que se ha registrado una mejoría en Colombia en los últimos años en términos de estadísticas de violencia laboral. "Si eso es suficiente es un juicio político que el presidente y sus asesores tendrán que hacer", sostuvo.

"Es un proceso político y la respuesta será decidida en base a lo que el grupo encuentre en Bogotá y cuál sea el análisis de la situación", agregó Rooney.

¿RIESGO DE PERDER COMERCIO?

En comentarios publicados por la revista Semana en Bogotá durante el fin de semana, el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, expresó cierta decepción sobre la incapacidad hasta la fecha del Gobierno estadounidense por conseguir la aprobación del Congreso para el TLC.

Declarando que la Casa Blanca "tiene dividido su corazón" sobre el tema, Santos fue citado por la publicación diciendo que si el acuerdo no es aprobado por el Congreso estadounidense este año, Colombia tendrá que "buscar otros mercados".

"Hay vida sin ese TLC", dijo Santos en comentarios publicados por Semana.

Consultado sobre ésto, Rooney dijo que Colombia ha exhibido comprensión y paciencia sobre los asuntos políticos domésticos que han estancado el avance del pacto.

"Si eso se sustentará por si sólo en el caso de que no podamos completar el acuerdo este año, eso otra pregunta", agregó el funcionario.

El hizo notar que presentar este tipo de acuerdos al Congreso es un proceso complejo que también involucra introducir un paquete de legislación para implementar los pactos.

Pero rechazó las sugerencias de que con el retraso en la aprobación Washington se arriesga a ceder comercio a otros países, como Venezuela o China.

"Estamos optimistas de que completaremos el TLC con Colombia antes de que concluya el año y entonces los colombianos no tendrán que elegir", agregó Rooney.

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?