| 2/14/2011 2:00:00 PM

EEUU aumenta su presupuesto en defensa, reduce gastos en guerras

El presupuesto para el próximo ejercicio fiscal que presentó hoy la Casa Blanca contempla un leve aumento en los gastos de defensa, aunque el de las guerras de Irak y Afganistán registrará un recorte notable.

Washington - Según los documentos dados a conocer hoy, el conjunto del presupuesto del Pentágono y los gastos relacionados con los militares suman para el ejercicio fiscal 2012 un total de US$728.400 millones.

Esta cifra no puede compararse con el 2011, un ejercicio todavía en marcha en el que no existe un presupuesto formal porque el Congreso rechazó la propuesta de la administración de Barack Obama, aunque supone un leve incremento con respecto a los US$721.300 millones del año fiscal 2010.

En Estados Unidos, el ejercicio fiscal del Gobierno federal comienza el 1 de octubre y acaba el 30 de septiembre.

En total, la partida de gastos de defensa, US$728.000 millones, equivale al 19,5% del presupuesto que ha presentado hoy Obama, y que asciende a US$3,73 billones. En 2010, esta partida representó el 20%.

La mayor parte del presupuesto de Defensa lo consume el Pentágono, que en el próximo ejercicio fiscal gastará U$553.000 millones, US$22.000 millones más que en el ejercicio 2010. Para 2011 se espera que el gasto se sitúe en unos US$555.000 millones.

No obstante, el secretario de Defensa, Robert Gates, ha prometido reducir su presupuesto en US$78.000 millones en los próximos cinco años, un 11%.

Una de las propuestas de Gates es recortar en 47.000 soldados la dotación de los contingentes del Ejército (de Tierra) y de la Infantería de Marina, las dos fuerzas que han sobrellevado la mayor carga en las prolongadas guerras de Irak y Afganistán.

Otras propuestas del Pentágono incluyen recortes de unos US$13.000 millones en armamento que ya no es necesario, entre ellos un misil de alcance medio y otro tierra-aire que Raytheon desarrollaba para el Ejército y la Marina de Guerra.

El plan de Obama para el año 2012 asigna US$118.000 millones para las guerras de Afganistán e Irak, una porción del gasto militar de Estados Unidos que, se espera, bajará gradualmente en los próximos años, conforme se completa la retirada de las tropas estadounidenses.

En el ejercicio 2010, el gasto de las guerras consumió US$160.000 millones, una cifra similar a la que se espera en 2011.

La propuesta de Obama contempla para el 2012 unos US$107.000 millones en gastos para Afganistán, donde se ha comprometido a iniciar a mediados de este año la retirada de los 100.000 soldados desplegados.

El resto se repartirá entre la guerra de Irak y la lucha contra la insurgencia en Pakistán.

Al presupuesto relacionado con las guerras y el Pentágono se suman otras partidas relacionadas con la función militar, como la investigación en armas nucleares (que aparece en el presupuesto del Departamento de Energía), la Administración de Veteranos, y los pagos que hace el Departamento del tesoro a militares retirados, viudas y sus familias.

De acuerdo con la Oficina de Presupuesto del Congreso, el gasto militar de EEUU ha crecido un promedio anual del 9 por ciento entre los períodos fiscales 2000 y 2009.

Este aumento responde, en parte, a una definición cada vez más amplia de lo que se considera "seguridad nacional", y que incluye temas como las enfermedades pandémicas, la piratería, el tráfico de humanos, la subida de los océanos y la guerra cibernética.

El Departamento de Seguridad Nacional contará el próximo ejercicio, si prospera la propuesta de Obama, con una asignación de US$44.300 millones, por encima de los US$43.500 millones de 2010.

Este Departamento se ocupa de actividades contra el terrorismo dentro del país, la custodia de fronteras, el sistema de inmigración y la protección de los sistemas cibernéticos.

 

(Efe) 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?