| 7/16/2008 12:00:00 AM

Ecuador y Venezuela aliados en nueva refinería binacional

Quito.- Los presidentes de Venezuela Hugo Chávez y de Ecuador Rafael Correa se reunieron el martes en la costa ecuatoriana para asistir a la constitución de una empresa binacional para construir una "estratégica" refinería en el Pacífico, como parte de la integración energética regional.

La ceremonia estuvo cargada de discursos a favor de la integración, del "socialismo del siglo XXI" y en contra el imperialismo. "Este proyecto ya no es táctico, es estratégico ... en la construcción de nuestra nueva y grande Patria latinoamericana y sudamericana ", afirmó Chávez durante su intervención en la ceremonia cerca al puerto de Manta, a 270 kilómetros al suroeste de Quito.

El mandatario venezolano resaltó la importancia de la nueva Refinería del Pacífico, que se espera pueda ser inaugurada en el 2013, dentro del proyecto regional de integración energética y de la misión de "dar seguridad energética a nuestros pueblos", según señaló Chávez, que llegó en la mañana a Ecuador.

La refinería en territorio ecuatoriano, se suma a otras dos que tienen participación venezolana y que se construyen con las estatales petroleras de Nicaragua y Brasil en esos países. "Estamos cubriendo el círculo geoestratégico, geoeconómico. La energía es fundamental", dijo Chávez.

Anticipó la necesidad de seguir avanzando en otros proyectos regionales en materia petrolera, gasífera, petroquímica, de telecomunicaciones, entre otras. Por su parte, el mandatario ecuatoriano enfatizó: "Somos socialistas del siglo XXI, comandante. Nosotros no ocultamos nada".

Agradeció la "solidaridad" de Venezuela y resaltó que "no lo hace por negocio, no lo hace por conveniencia ... por injerencia, por busca poder, lo hace por solidaridad, lo hace porque es un convencido latinoamericanista". Indicó que la refinería constituye la "inversión más grande en la historia del país" y en materia de integración reiteró su iniciativa de conformar la Organización de Estados Latinoamericanos donde se incluirá a Cuba y no estarán presentes "países ajenos a nuestra historia", en aparente alusión a Estados Unidos.

A la ceremonia en Manta, se esperaba la llegada del presidente nicaragüense Daniel Ortega, quien prolongó del lunes a este martes una visita a fin de a asistir al acto, pero solamente se reunió unas horas con Chávez y Correa en la Base Aérea de Manta. Desde ahí Ortega expuso la "urgencia de establecer una organización de estados latinoamericanos y caribeños... con capacidad para poder defender la soberanía" regional y luego partió a Nicaragua.

Los representantes de las estatales Petroecuador y Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) suscribieron la constitución de la empresa que contará con el 51% de participación ecuatoriana y 49% venezolana para construir la Refinería del Pacífico. El complejo está pensado para procesar unos 300.000 barriles de crudo diarios y según los cálculos oficiales preliminares tendría un costo aproximado de 5.000 millones de dólares, que podría duplicarse si se amplía a una planta petroquímica.

En varios actos simbólicos, los mandatarios develaron una placa de inauguración de un centro de monitoreo ambiental, colocaron la "primera piedra" donde se construirá el complejo y sembraron árboles como un gesto de su compromiso por el cuidado del medio ambiente.

Las autoridades ecuatorianas han resaltado que la nueva refinería permitirá eliminar la importación de derivados que le cuesta al país unos 3.000 millones de dólares anuales. Ecuador cuenta con tres refinerías, la más grande tiene una capacidad de procesamiento de 110.000 barriles de crudo diarios. En Venezuela se ubica la refinería más grande del mundo con capacidad para procesar 940.000 barriles por día.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?