| 8/28/2009 12:00:00 AM

Ecuador rechaza campaña publicitaria en su contra

La cancillería ecuatoriana protestó el jueves por lo que consideró una "agresión" al país por parte de un senador colombiano que emprendió una campaña que para Ecuador contiene "mensajes ofensivos" contra el presidente Rafael Correa.

QUITO — El senador Armando Benedetti colocó el miércoles 10 vallas publicitarias en Bogotá, donde aparecen con los ojos cerrados Correa y el presidente venezolano Hugo Chávez junto a un mensaje en grandes letras blancas que dice: "Eeey, abre los ojos", en una "campaña cívica" que busca contrarrestar las posturas de los dos dirigentes sobre Colombia.

La cancillería expresó a través de un comunicado "su protesta ante la instalación de vallas gigantes" en Bogotá, "las cuales contienen mensajes ofensivos" hacia Correa.

Este tipo de hechos "deben ser rechazados con total energía", señaló.

"Resulta incomprensible que a pocas horas de realizarse la Cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), aparezca esta nueva campaña mediática que agrede al país", indicó la nota de prensa.

La cancillería ecuatoriano hizo "un llamado al senador Benedetti para que asuma una posición coherente con los objetivos integracionistas del pueblo colombiano y del continente, y detenga esta ofensiva política".

Correa ha expresado en duros términos sus críticas a la negociación del acuerdo entre Colombia y Estados Unidos, y permanentemente ha reclamado al gobierno colombiano por la incursión militar de marzo del año pasado a territorio ecuatoriano para atacar un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), donde fallecieron el jefe rebelde Raúl Reyes y otras 24 personas.

La operación provocó que Quito rompiera sus relaciones diplomáticas con Bogotá como protesta por lo que consideró una violación a su soberanía.

 

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?