| 1/19/2009 12:00:00 AM

Ecuador quiere "repotenciar" relación con Brasil tras crisis

Quito.- El canciller Fander Falconí, y el embajador de Brasil, Antonino Marques Porto, se reunieron el lunes para revisar los convenios bilaterales y dialogar sobre el estado de las relaciones que se normalizaron con el retorno del diplomático que fue llamado a consultas a su país.

Ambos ratificaron el buen estado de las relaciones y dijeron que buscarán profundizar los vínculos tras una crisis diplomática que inició hace dos meses luego de que Ecuador solicitara un arbitraje ante la Cámara Internacional de Comercio, con sede en París para un préstamo del Banco de Desarrollo del Brasil.

La decisión ecuatoriana provocó malestar en Brasilia y motivó que el embajador Marques Porto fuera llamado a consultas.

El encuentro entre Falconí y Marques Porto constituyó el primer acercamiento de los países tras el regreso del embajador.

"Las relaciones con mi país son históricamente muy buenas y seguirán siendo", afirmó el embajador brasileño a periodistas tras el encuentro.

Reiteró que lo que se busca "es siempre profundizar" las relaciones y viabilizar la comunicación entre los gobiernos para "garantizar" el buen estado de los vínculos diplomáticos.

El canciller Falconí señaló a la prensa que las relaciones "están en un punto de normalidad y no solo eso ... nosotros queremos repotenciar las relaciones con Brasil y acrecentarles".

Dijo que le reiteró al embajador brasileño que las diferencias en ámbitos comerciales o financieros "no deben ser un motivo para que interfieran en las relaciones históricas de hermandad que han tenido los pueblos y países".

Explicó que durante la reunión se revisaron los convenios vigentes, especialmente los de cooperación en temas como infraestructura, educación, ciencia y tecnología y Ecuador manifestó su interés en "ver cómo nosotros podemos impulsar, repotenciar la cooperación con Brasil".

El regreso del embajador brasileño se concretó el martes pasado luego de que Ecuador pagara en diciembre los intereses del préstamo, confirmando su posición de que seguiría cancelando la deuda mientras se dirima la demanda.

El préstamo objetado por Ecuador consiste en 243 millones de dólares que se destinaron a la compañía brasileña Odebrecht que construyó una central hidroeléctrica que un año después de ser inaugurada debió dejar de funcionar porque registró fallas.

El gobierno ecuatoriano responsabilizó a Odebrecht de las fallas y la expulsó del país acusándola de irregularidades en los contratos que mantenía en el país.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?