| 2/6/2012 3:49:00 PM

Ecuador quiere abrir nuevos mercados en África

Ecuador busca abrir nuevos mercados y suscribir acuerdos de cooperación con países de África, y quiere conocer mejor ese continente y sus posibilidades de negocio, aseguró hoy el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, al inaugurar en Quito el taller "Ecuador en África".

Quito - "Queremos construir unas relaciones profundas con África basadas en la complementariedad económica, en la solidaridad, en los lazos culturales profundos que existen con este continente y en las necesidades comunes que tenemos en asuntos sociales, ambientales y otros asuntos para el desarrollo", dijo Patiño en la conferencia de inauguración del taller.

Patiño remarcó que Ecuador como país petrolero está "interesado en fortalecer sus vínculos con el continente africano en el marco de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)", del cual Ecuador, Argelia, Angola y Libia son miembros.

El canciller aseguró que "África es la hermana siamesa de Sudamérica, ambas regiones estuvieron geográficamente unidas" durante la época en la que se cree que todos los continentes formaban uno solo. Además, Patiño resaltó que existe similitud en la naturaleza y la agricultura entre los países amazónicos y algunos africanos, comprendidos entre los paralelos de los trópicos de Cáncer y Capricornio.

"Esto significa que en el ámbito de la agricultura, una cooperación entre países sudamericanos y africanos es muy llevadera por las condiciones naturales de ambos continentes", señaló Patiño. En este sentido, subrayó la importancia de "explorar" un "eje de colaboración" entre organismos regionales como puede ser la Unión de Naciones Suramericana (Unasur) y la Unión Africana (UA).

En el taller de hoy, entre otros, participaron la directora de Africa Subsahariana de la Cancillería de Argentina, Bibiana Jones; el director de Relaciones Bilaterales con Asia, África y Oceanía de Cuba, Alfonso López, y el de Relaciones Multilaterales con esas mismas regiones de Brasil, Rodrigo Riofrío. Patiño explicó que Ecuador quiere "aprender" sobre las experiencias de países de la región como Cuba, Argentina o Brasil que desde hace años tienen relaciones con África.

"¿Cómo lo han hecho? ¿Qué estrategias han seguido? ¿Cómo han desarrollado una relación de hermandad?", fueron las preguntas que formuló el canciller ecuatoriano. Además, en forma de ironía, dijo que el taller debería llamarse: "Ecuador no está en África", por la carencia de relaciones con ese continente e indicó que su país espera abrir otras embajadas a las que mantiene actualmente en Gabón y Sudáfrica.

Por su parte, el subsecretario para Asia, África y Oceanía de la Cancillería de Ecuador, Rafael Quintero, en declaraciones a la prensa antes del inicio del taller, señaló que se prevé abrir seis embajadas en los dos próximos años. "Inmediatamente hemos de abrir en Addis Abeba (Etiopía), que es sede de la Unión Africana. Ecuador no puede estar de espaldas a la Unión Africana", remarcó Quintero.

Destacó la importancia de la apertura de esa legación diplomática y dijo que, por ejemplo, si se necesita un voto en el Consejo Económico de las Naciones Unidas, en Addis Abeba un embajador podría dialogar sobre el eventual apoyo de la Unión Africana "sin movilizarse a ninguna otra parte", enfatizó. Para Quintero, que no quiso precisar en qué otros países africanos Ecuador abrirá embajadas, es "importante" estar en África porque abre nuevos mercados donde vender productos ecuatorianos.

"Ecuador tiene un mercado pequeño y tiene un superávit de producción; necesitamos tener una verdadera inserción en el mercado mundial", resaltó Quintero. Según el funcionario Ecuador puede vender en África "productos semi-elaborados e industrializados", pero no especificó cuáles.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?