| 9/26/2008 12:00:00 AM

Ecuador: sin posibilidad de acuerdos con Odebrecht

QUITO_ El gobierno de Ecuador no ve posibilidad de llegar a un acuerdo con la empresa constructora brasileña Odebrecht, a la que ordenó embargar sus bienes por responsabilizarla de fallas en una hidroeléctrica que construyó, aunque aclaró el jueves que no hay conflicto con Brasil.

El presidente del Fondo de Solidaridad, entidad estatal a cargo de usina en cuestión, Jorge Glas, dijo que "tenga la certeza de que lucharemos por la justicia y los derechos del país fuera de las fronteras si es necesario", destacó en una entrevista publicada el jueves por el diario Expreso.

Añadió que el fin de semana estaban a punto de lograr un acuerdo con técnicos de la firma brasileña pero "después de una hora y media de diálogos dijeron que no firmaban el acuerdo, eso muestra la prepotencia de la empresa y que se estaban burlando".

Odebrecht explicó en un comunicado emitido la víspera en Brasil que propuso depositar una garantía de 43 millones de dólares, asumir la reparación de la planta generadora y contratar un auditor independiente que examinara la causa de las fallas en la hidroeléctrica, porque la rechazaron dos socios europeos cuyo aval era indispensable.

El presidente brasileño Luiz Inacio Lula Da Silva, que habló la noche del miércoles en Nueva York, aseveró que "si hay una divergencia, el que erró paga lo que erró y la relación continúa".

El ministro coordinador de sectores estratégicos, Derlis Palacios, aclaró que "tenemos muy buenas relaciones con el gobierno de Brasil. Este es un problema que tiene el estado ecuatoriano con una empresa privada de nacionalidad brasileña".

El vicepresidente José Alencar comentó en Brasilia que "no dudo que eso (del conflicto) será superado".

"Brasil siempre actúa en pleno respeto de los otros países y debe exigir respeto, justamente por ser un país respetuoso de los otros", agregó.

El presidente Rafael Correa ordenó el martes la requisición de todos los bienes de la empresa brasileña Norberto Odebrecht y dispuso que se suspendan los derechos constitucionales de cuatro ejecutivos brasileños de esa empresa por las fallas que desde junio mantienen paralizada la hidroeléctrica San Francisco.

Correa también amenazó con dejar de amortizar un préstamo de 200 millones de dólares que un banco brasileño otorgó para financiar la construcción de la usina, que debía aportar el 12% de la electricidad del país y costó 338 millones de dólares.

La constructora brasileña construía otras tres hidroeléctricas y un aeropuerto en la ciudad de Tena, por un monto en suma de 500 millones de dólares, cuya continuidad está en duda tras la decisión del gobierno ecuatoriano.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?