| 3/3/2011 11:40:00 AM

Ecuador negocia el pago a contratistas con bonos públicos para grandes obras

El Gobierno de Ecuador negocia el pago a contratistas con bonos públicos, en lugar de en efectivo, para la realización de tres proyectos viales por un valor de US$160 millones, según dijo hoy el ministro de Finanzas, Patricio Rivera.

Quito - Rivera detalló que la idea fue originalmente de dos empresas privadas, que querían entrar en más obras públicas, pero para las cuales el Gobierno, que no tiene acceso a los mercados internacionales de capitales desde que hizo una suspensión de pagos en el 2008, necesita financiación.

El ministro informó en una rueda de prensa de que se convocó una reunión con los 20 mayores constructores del país en la que se trataron las condiciones de los futuros bonos, como la tasa de interés y su vencimiento.

"Les pareció interesante. Hemos tenido conversaciones al respecto del tema. Hemos venido manifestando las reglas del juego y diseñando un esquema que sea aplicable para el que quiera", explicó Rivera.

El ministro dijo que el Gobierno sopesa sacar a licitación grandes obras, en las que el contratista pondría el 80 % del financiamiento y el Estado el otro 20 %.

"En el momento en el que se hacen los pagos al contratista, obviamente estableciendo eso en la subasta y en el contrato, se le podría pagar en bonos", explicó Rivera.

El ministro aclaró que los tres proyectos, que no especificó, serían adicionales a las inversiones ya previstas en el presupuesto para este año y enfatizó que para los contratos ya firmados el pago será en efectivo, como está estipulado en sus cláusulas.

El Gobierno también pagará con bonos, en lugar de efectivo, la mitad de la jubilación de funcionarios públicos menores de 70 años, como parte de un plan para reducir su número, una iniciativa criticada por la oposición.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?