| 4/12/2006 12:00:00 AM

Ecuador: momento delicado del TLC con EEUU

El jefe del equipo de negociación, Manuel Chiriboga, añadió que tiene gran temor "de que el pan se queme en la puerta del horno".

La negociación del tratado de libre comercio (TLC) entre Ecuador y Estados Unidos enfrenta dificultades, reconoció el lunes el canciller Francisco Carrión.

"Estamos en un momento muy delicado", afirmó el lunes el canciller en canal 2 de televisión.

Carrión dijo que busca adoptar junto a otros ministros "algunas decisiones... que orientarán la posición de Ecuador" sobre el TLC.

La reunión de ministros fue convocada por el mandatario Alfredo Palacio, pero no se han conocido detalles de la cita.

El ministro de Economía, Diego Borja, expresó que se ha "puesto a la disposición del canciller para acompañarlo en cualquiera de las gestiones diplomáticas que pueda encabezar sobre este tema".

Carrión había dicho el fin de semana que Ecuador intenta salvar por la vía diplomática las negociaciones del TLC con Estados Unidos.

El jefe del equipo de negociación, Manuel Chiriboga, añadió que tiene gran temor "de que el pan se queme en la puerta del horno".

La preocupación de Ecuador se deriva del hecho de que Estados Unidos hace días no responde un pedido para reanudar las negociaciones del TLC, inicialmente previstas por los ecuatorianos para la última semana de abril.

Las autoridades del país admitieron anteriormente que la aprobación de reformas a la ley de hidrocarburos en Ecuador preocupó al equipo estadounidense y provocó que las negociaciones entren en una pausa.

Ecuador, que negocia un TLC con Estados Unidos desde mayo del 2004, no logró cerrar el acuerdo comercial durante la décimo quinta ronda de negociaciones en Washington a finales de marzo, a diferencia de Colombia que lo terminó en febrero y Perú que lo suscribió el miércoles.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?