| 3/21/2007 12:00:00 AM

Ecuador interesado en acuerdo a la uruguaya con EEUU

La canciller y ministra de Comercio, María Fernanda Espinosa, viajará el jueves a Washington, encabezando una delegación que mantendrá reuniones con autoridades del Ejecutivo y Legislativo estadounidenses para conseguir la extensión de la ley de preferencias arancelarias andinas, ATPDEA (por sus siglas en inglés), que vence en junio.

Quito.- Ecuador ratificó el miércoles su negativa a establecer un tratado de libre comercio (TLC) con Estados Unidos, como los firmados por Perú y Colombia, pero expresó su ferviente interés en negociar acuerdos con "más equidad" al "estilo uruguayo".

A su regreso de Washington, la canciller ecuatoriana hará una escala en Brasilia donde el lunes se reunirá con su par Celso Amorim para afinar los detalles del encuentro entre los mandatarios, el anfitrión Luiz Inacio Lula da Silva y el ecuatoriano Rafael Correa, el 4 de abril.

En Brasilia, las delegaciones revisarán los documentos que serán firmados por los mandatarios y que abarcan convenios de cooperación en temas energéticos, de vialidad, transporte, proyectos sociales, intercambio comercial. La canciller destacó la preparación de una "gran ronda de negocios" y la posible ejecución del proyecto Manta-Manaos, un extenso eje vial desde la selva amazónica brasileña hasta el océano Pacífico.

En un encuentro con periodistas en esta capital, la canciller dijo que en Washington planteará una ampliación de la ley de preferencias por "tres años al menos", para así tener tiempo de negociar un tipo de acuerdo "con reglas claras", diferente de un TLC con Estados Unidos que "desmantelaría la producción completamente".

"Eso no quiere decir que no estemos interesados en reglas claras en materia comercial con Estados Unidos, en un marco de acuerdos claros ... eso no se llama un TLC, se llama un acuerdo comercial. Nos gusta mucho el modelo que está siguiendo Uruguay, por ejemplo", señaló Espinosa a los periodistas. Aseguró que sería un convenio "al estilo uruguayo". "Nos gusta mucho de la manera en que están llevando (la negociación) que es en función de las prioridades y las sensibilidades de la economía uruguaya", añadió.

Explicó que esas negociaciones entre Uruguay y Estados Unidos exhiben "una mirada de economías más complementarias, es una mirada más de equidad y que no comprometa la producción nacional", al privilegiar una lista de productos que son sensibles para ambos países y que no contemple asuntos de propiedad intelectual, compras gubernamentales, servicios, entre otros aspectos como un TLC. Respecto al viaje a Washington, Espinosa considera que existe "un ambiente político favorable a la posición ecuatoriana" de extensión del ATPDEA, que permite que miles de productos andinos ingresen al mercado estadounidense sin aranceles y que se otorgó unilateralmente como compensación a las naciones comprometidas con la lucha contra el narcotráfico.

La ministra resaltó las visitas a Ecuador del secretario de Comercio de Estados Unidos, Carlos Gutiérrez, y dos senadores demócratas de ese país que han visto con buenos ojos la ampliación del ATPDEA. Pero no negó la resistencia que existe entre legisladores especialmente republicanos. Espinosa reconoció que Ecuador tuvo que "apresurar" su estrategia de negociación debido a que conocen que el texto de una nueva ley de comercio de Estados Unidos estaría listo y para discusión el 30 de marzo.

Ecuador argumentará su "eficiente" lucha contra las drogas y alegará la importancia del ATPDEA para la economía y desarrollo social en el país, dijo la canciller. El 54,5% de las exportaciones de Ecuador se dirigen a Estados Unidos y el 40% de esas exportaciones están amparadas bajo el ATPDEA, un acuerdo que posibilita alrededor de 300.000 empleos.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?