| 6/8/2007 12:00:00 AM

Ecuador: gobierno contra dolarización

Ecuador dolarizó su economía en 2000 para enfrentar una aguda crisis económica que puso al país al filo de la hiperinflación y que causó la quiebra o cierre de la mitad de los 42 bancos existentes en el país en esa época.

Quito_ Una parte de los integrantes del gobierno ecuatoriano es contraria a la dolarización, pero el costo de abandonarla "puede ser extremadamente alto", dijo el viernes el ministro coordinador de la Política Económica, Mauricio Dávalos.

"Salir de la dolarización puede ser (un costo) extremadamente alto y por eso nosotros hemos dicho que no vamos a salir" del sistema, dijo Dávalos en una entrevista con AP.
"Todo lo que estamos haciendo, es consolidar la dolarización", agregó.

Ecuador dolarizó su economía en 2000 para enfrentar una aguda crisis económica que puso al país al filo de la hiperinflación y que causó la quiebra o cierre de la mitad de los 42 bancos existentes en el país en esa época.

Dávalos recordó que quienes "estamos en el gobierno siempre fuimos contrarios a la dolarización, nos expresamos en contra de ella, escribimos en contra de ella y dimos las razones técnicas y económicas para eso".

Señaló como amenazas a la dolarización una eventual revaluación del dólar, porque Ecuador perdería competitividad en su producción y se quede sin exportar, que no haya dólares en la economía o que caigan los precios del petróleo, principal producto de exportación de este país.

Acerca de las dudas de sectores productivos ante la propuesta del gobierno de implantar un "socialismo del siglo XXI", Dávalos dijo que son producto de la "mala propaganda, identificación con otros países que no debió haberse dado, adicionalmente, no ha habido una comprensión adecuada del sentido de lo que quiere hacer este gobierno".

"Nuestro afán es el desarrollo de las actividades productivas para un propósito, que es la generación de empleo, para eso queremos estimular la producción", manifestó.

Precisó que el desempleo en los últimos años ha estado entre 9 y 10%, el subempleo entre el 45 y 49% "en medio de una realidad de millones de ecuatorianos que han emigrado, si esos millones de ecuatorianos no hubieran migrado este momento tendríamos una explosión social en el Ecuador".

"Eso queremos evitar y eso solo se evita a través del crecimiento de la producción y el empleo", destacó Dávalos.

Acerca de la relación distante de Ecuador con los organismos internacionales de crédito, como el Banco Mundial, a cuyo representante, Eduardo Somensatto el gobierno expulsó en abril, y el Fondo Monetario Internacional, respondió que "lo que hizo el gobierno fue dar una lección a un organismo (Banco Mundial) que no ha aprendido nunca que tiene que respetar a los países que son sus socios y dueños".

El gobierno ecuatoriano ha dicho que se avergüenza de la relación con el FMI, y ha llamado "nefasta" a la burocracia del Banco Mundial.

"Como nosotros somos unos condueños muy chiquitos, nos irrespetan una forma sistemática y (otros gobiernos) han dejado que nos irrespeten", argumentó.

Añadió que con el Banco Mundial "esperamos que las relaciones se vuelvan a robustecer pero en base al respeto y al entendimiento que no somos un país al que pueden venir a irrespetar e imponerle absolutamente nada".

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?