| 12/4/2006 12:00:00 AM

Ecuador: ex campos de Oxy dejan ganancias millonarias

Ecuador dio por terminado el convenio con Oxy acusándola de múltiples incumplimientos contractuales, por lo cual los campos del bloque 15 pasaron a control del Estado.

Quito.- Más de 930 millones de dólares le dejó a Ecuador en los últimos seis meses la administración estatal de los campos que era operados por la petrolera estadounidense Occidental (Oxy).

Petroecuador y la unidad de administración temporal señalaron en un comunicado publicado el domingo por el diario El Comercio que del 17 de mayo, cuando Oxy culminó su operación en el campo amazónico, al 27 de noviembre los ingresos obtenidos son de 930 millones 714 mil dólares, con una producción que sobrepasa los 97 mil barriles de crudo por día.

"Esto evidencia que ha sido una gestión positiva. Estamos manteniendo los niveles de producción adecuados y se está haciendo la inversión necesaria", dijo a la AP en diálogo telefónico el presidente de Petroecuador, Galo Chiriboga.

Aseguró que "los resultados de esa administración han favorecido al Estado en cuanto ha generado recursos adicionales", destinados a proyectos de inversión en el área energética e hidrocarburífera que antes no tenían financiamiento.

El informe señaló que se ha cumplido con el 83% de la producción programada a la fecha. Se aspira alcanzar hasta finales del 2006 la extracción de 98,8 mil barriles de petróleo por día, que representan el 98% de la meta propuesta.

Por su parte, la compañía demandó al país ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativa a Inversiones, por supuesta confiscación de bienes y solicitó la restitución de los campos petroleros, así como una compensación de 1.000 millones de dólares.


 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?