| 11/30/2011 8:00:00 AM

Ecuador defiende en Pekín el proyecto Yasuní como modelo de desarrollo verde

El embajador de Ecuador en China, Leonardo Arízaga, presentó el proyecto Yasuní-ITT (una iniciativa ecuatoriana para mejorar el desarrollo sostenible mundial) en el Seminario Internacional sobre Cambio Climático para Países en Desarrollo que se celebra estos días en Pekín.

En el seminario que se celebra paralelamente a la Cumbre del Cambio Climático de Durban (Sudáfrica), Arízaga subrayó que la iniciativa "constituye una inédita e innovadora propuesta ecuatoriana que contribuye de manera real y efectiva a la reducción de los efectos del cambio climático".

Con la iniciativa, Ecuador propone no explotar 800 millones de barriles de crudo (del yacimiento que da nombre a la iniciativa) a cambio de una compensación internacional, algo con lo que el país andino asegura que contribuirá a la estabilización del clima global, evitando la liberación de grandes cantidades de CO2 a la atmósfera.

El embajador explicó que esas contribuciones internacionales serían administradas conjuntamente con la ONU a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y se invertirían en programas de protección ambiental, energías limpias, desarrollo social y reforestación, entre otros campos.

En la cumbre de Durban Ecuador también impulsará la iniciativa, que fue presentada esta semana por el vicepresidente ecuatoriano, Lenín Moreno, en la XIV Conferencia General de la Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), celebrada en Viena.

Ecuador espera recaudar unos US$100 millones hasta finales de año, aunque busca una compensación total de US$3.600 millones en los próximos doce años, o la mitad del dinero que obtendría por explotar el Yasuní-ITT.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?