| 5/16/2006 12:00:00 AM

Ecuador defiende fin de contrato con Occidental

El presidente de la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE), Luis Macas, dijo que "en ese camino, por un Ecuador mejor, está la nacionalización de los hidrocarburos".

El gobierno defendió el martes la decisión de dar por terminado unilateralmente el contrato con la empresa petrolera estadounidense Occidental, mientras que los indígenas se declararon felices y abogaron porque se avance hacia la nacionalización del petróleo.

El gobierno anunció el lunes terminar unilateralmente el contrato con Occidental acusándola de reiteradas violaciones contractuales. El ministro de Energía, Iván Rodríguez, dijo el lunes que declaraba "la caducidad del contrato... para la exploración de hidrocarburos y explotación de petróleo crudo en el bloque 15 de la región amazónica y de los convenios de operación unificada de los campos Edén-Yuturi y Limoncocha suscritos el 21 de mayo de 1999".

 

Aclaró que la decisión implica "la inmediata devolución al Estado de las áreas contratadas y la entrega de todos los equipos, maquinarias y otros elementos de exploración o de producción, instalaciones industriales o de transporte, sin costo alguno para Petroecuador y además, la pérdida automáticas de las cauciones y garantías... las cuales quedarán a favor del Estado".

 

El presidente de la empresa estatal, Petroecuador, Fernando González, que asistió las oficinas de Occidental en el norte de Quito para iniciar el proceso de transferencia, en declaraciones de prensa dijo que "inmediatamente pasa a propiedad del estado todos los bienes dedicados a la explotación petrolera, no lo digo yo, lo dice la ley de hidrocarburos".

 

Agregó que personal de Petroecuador queda a cargo de las operaciones.

Los ejecutivos de Occidental en Ecuador mantuvieron silencio aunque desde la sede en Los Angeles, la compañía dijo en un comunicado que confía en un "acuerdo amistoso de este conflicto" y que "está evaluando sus opciones legales para defender sus intereses".

 

El presidente de la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE), Luis Macas, dijo que "en ese camino, por un Ecuador mejor, está la nacionalización de los hidrocarburos".

 

Agregó que "es un triunfo de los ecuatorianos y ecuatorianas que luchan en defensa de la soberanía".

 

El también dirigente indígena, Humberto Cholango, dijo a la AP que "estamos contentos, estamos felices por la decisión que ha tomado el gobierno, esa es una decisión que hace respetar nuestra soberanía".

Advirtió que los indígenas seguirán "en la lucha y las movilizaciones por la nacionalización del petróleo, porque no queremos dueños de nuestros recursos, lo que queremos son socios".

 

El ministro de Gobierno, Felipe Vega, en declaraciones a radio Universal descartó el martes que Ecuador esté alineándose políticamente con Bolivia o Venezuela, que "el único factor común" con esos países es "la acción de las empresas petroleras, que es una acción absolutamente inequitativa, que es una acción de apropiación (de los recursos naturales)".

 

El Procurador del Estado, José María Borja, desde agosto del 2004 había pedido la anulación del contrato con Occidental aduciendo que esa empresa transfirió a la canadiense Encana (en proceso de venta a la china Andes Petroleum) el 40% del interés económico del bloque 15 (200.000 hectáreas) de la Amazonia sin el consentimiento estatal, e incumplió reiteradamente con algunas obligaciones contractuales.

 

Occidental ha negado tales acusaciones manifestando que no existen motivos para declarar la caducidad del contrato y "confiscar sus bienes".  
La compañía estaba produciendo alrededor del 20% del crudo ecuatoriano (unos 100.000 barriles diarios), ha invertido desde 1999 alrededor de US$1.000 millones en el país y sus intereses económicos representan entre US$1.000 y US$1.500 millones.
 
FUENTE: AP 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?