| 4/11/2007 12:00:00 AM

Ecuador: Congreso reanuda trabajo tras parálisis de un mes

La presencia de 63 diputados posibilitó el quórum para instalar la sesión. Los congresistas presentes son de partidos de izquierda, centroizquierda y grupos afines al gobierno, quienes asumieron los cargos de los destituidos.

Quito.- Después de un mes de parálisis, el Congreso reanudó el martes sus sesiones de trabajo tras acoger criterios jurídicos que reconocen como válida la destitución de 57 de los 100 diputados, en una controversial decisión que todavía no es aceptada por los afectados.


No estuvieron presentes los legisladores no destituidos de bloques opositores al presidente Rafael Correa.

"Mi decisión, por encima de las amenazas de juicios penales que he recibido para instalar esta sesión, me obliga a estar con el pueblo ecuatoriano y entregar un Congreso funcionando que legisle y fiscalice", señaló el presidente del organismo, Jorge Cevallos.

Dijo tomó la decisión facultado por varios informes de asesoría jurídica del organismo y de la Procuraduría del Estado que reconocen la vigencia de la resolución del Tribunal Supremo Electoral del 7 de marzo, de cesar en sus cargos a los 57 congresistas por obstaculizar la consulta popular del domingo.

En el referendo los ecuatorianos aprobarán o rechazarán la instalación de una asamblea constituyente, promovida por el gobierno y criticada por la oposición.

Cevallos había pedido el criterio jurídico del procurador Xavier Garaicoa para proceder a instalar la sesión del martes, luego de que él mismo se había visto obligado a suspender las sesiones las últimas semanas ante dos fallos jurídicos contradictorios.

Garaicoa expresó el lunes que "la resolución (de la corte electoral) está vigente" porque no existe ningún pronunciamiento contrario por parte del Tribunal Constitucional (TC).

El TC es la máxima instancia que avala la legalidad de resoluciones jurídicas. Por ello, el procurador consideró que ese organismo será el que "nos de una solución definitiva a este tema" y sugirió que el Congreso podría funcionar "con una integración provisional" hasta que el Tribunal Constitucional se pronuncie.

Una vez instalada la sesión legislativa, los diputados procedieron a desarrollar la agenda del día que contemplaba la discusión de reformas a leyes de trabajo y cooperativas, la elección del secretario del Congreso y la reestructuración de las comisiones.

Centenares de policías rodearon el edificio del Legislativo para vigilar las instalaciones y no permitir el ingreso de los diputados destituidos, quienes no llegaron hasta el lugar.

Sin que se registraran incidentes, decenas de personas se apostaron en las afueras para expresar su respaldo a la asamblea constituyente.

Mientras tanto, varios legisladores destituidos se reunieron un hotel de Quito, donde anunciaron en una rueda de prensa su rechazo al pronunciamiento del procurador y a la instalación de la sesión que consideran "inconstitucional".

El diputado destituido Freddy Bravo sostuvo que el procurador "no está facultado" para emitir ese pronunciamiento que "es inicuo, no tiene valor jurídico para este asunto". Defendió el fallo del amparo constitucional que los restituye en sus cargos y proclaman que siguen en funciones.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?