| 8/26/2011 5:20:00 AM

Ecuador y Colombia firman convenio de cooperación para atender discapacitados

Los vicepresidentes de Ecuador, Lenin Moreno, y de Colombia, Angelino Garzón, firmaron hoy en Quito un acuerdo de cooperación sobre políticas de atención a personas con discapacidad.

Quito - El convenio supone la colaboración científico-técnica de Ecuador para que se aplique en Colombia un programa de asistencia integral a discapacitados.

Se trata de una transferencia de conocimientos y experiencias sobre la denominada Misión "Manuel Espejo", que lidera Moreno en su país y que ha logrado registrar y atender a casi 300.000 ecuatorianos con algún tipo de discapacidad.

Garzón ha expresado varias veces su admiración por la estrategia ecuatoriana y ha pedido a Moreno que le ayude a replicar en su país esta experiencia. Con la firma del convenio, ambos gobiernos se comprometieron a mantener una colaboración estrecha para compartir e implementar las experiencias que desarrollen sobre discapacidades, en los campos académico, científico, médico y psicosocial. 

La Misión "Manuela Espejo", que desde 2009 ha desarrollado un estudio pormenorizado sobre las personas con algún tipo de discapacidad y ha atendido los casos más urgentes.  Esa estrategia ha sido complementada con la denominada Misión "Joaquín Gallegos Lara", por la cual el Gobierno entrega un bono o estipendio a familiares que acepten esa retribución a cambio de asegurar una atención digna a personas con discapacidad severa, mental o física, o en condiciones extremas de pobreza.

Entre 2009 y 2010 las brigadas de la Misión "Manuela Espejo", integradas por especialistas ecuatorianos y cubanos, efectuaron un estudio e identificaron a 294.166 personas con discapacidad en todo el territorio ecuatoriano, lo que ha permitido elaborar políticas de asistencia eficaces.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?