| 12/1/2005 12:00:00 AM

Dumping chino rompe platos en Colombia, dicen loceros

Locería Colombiana le solicitó al Ministerio de Comercio que revise la efectividad de las medidas que se tomaron para el ingreso de productos chinos.

Locería Colombiana le solicitó al Ministerio de Comercio que revise la efectividad de las medidas que se tomaron para el ingreso de productos chinos al país, pues entre el 50% y el 55% del mercado nacional está copado por artículos provenientes de este país.

Según voceros de la compañía, la invasión no se detiene y ya el desplazamiento de la industria nacional es evidente. El gerente de la empresa, Jaime Alberto Ángel, dijo que espera que antes de un mes puedan tener una respuesta del Ministerio al menos con una resolución preliminar de control.

Añadió que de acuerdo con investigaciones el dumping con el que ingresan los productos chinos a Colombia es de al menos un 150%, lo que ha motivado el crecimiento de las importaciones desde ese país en un 70% este año.

La revaluación es otro de los problemas que no sólo abarata el producto extranjero, sino que le está restando competitividad al que se envía al exterior. Sólo en Locería Colombiana el impacto de la caída del dólar pudo haber llegado a los $1.600 millones el año pasado, pero la compañía se protegió adecuadamente.

De hecho, Locería es un ejemplo de cómo las compañías pueden enfrentar efectivamente la revaluación, pues la empresa acudió tanto a los mecanismos de cubrimiento financiero como los forwards y realizó mejoramiento en gastos, eficiencia e innovación en productos y procesos.

La empresa ha venido enfocando sus esfuerzos comerciales hacia los mercados externos, especialmente a EE.UU., México y Venezuela. La compañía terminaría este 2005 con ventas cercanas a los $80.000 millones, de las cuales más de la mitad corresponden a envíos a los mercados externos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?