| 2/12/2007 12:00:00 AM

Duarte reitera críticas hacia empresarios

El mandatario reprobó al sector privado al inaugurar el sistema de agua potable en Guarambaré, principal pueblo de una zona productora de azúcar, ubicado a tan sólo 45 kilómetros al sur de Asunción.

Asunción.- El presidente Nicanor Duarte reiteró el lunes sus críticas hacia los empresarios por "no poseer responsabilidad social para generar mejores condiciones de trabajo para la gente".

"Estoy anunciando a la población que a partir del martes bajará el precio de venta del gasoil (para motores diesel) en 200 guaraníes por litro (7 centavos de dólar) para que los sectores productivos tengan un mayor margen para comprar el combustible necesario para sus actividades", informó.

Paraguay, que no tiene yacimientos petrolíferos, importa anualmente crudo por 400 millones de dólares para producir gasoil distribuido por la única refinería perteneciente al Estado. Los demás combustibles como las naftas de diferentes octanajes son importados libremente.

"El Estado realiza un sacrificio más en favor del pueblo trabajador, pero pido a los empresarios que ganen menos, no les estoy pidiendo que pierdan dinero", agregó.

Duarte se quejó porque, presuntamente, "los empresarios no poseen responsabilidad social para generar mejores condiciones de trabajo para la gente, esperan que sólo el Estado realice sacrificios que, de hecho, lo está haciendo entregando tierras a los campesinos, construyendo caminos, puestos de salud y escuelas para que los hijos de labriegos aprendan a leer y escribir".

"Hoy, un agricultor pobre no puede utilizar correctamente el plaguicida porque no sabe leer las indicaciones del químico", relató.

La semana pasada, Duarte censuró a los empresarios productores de soja y acopiadores de algodón por pagar precios bajos a los agricultores independientes.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?