| 1/16/2006 12:00:00 AM

Disney paga US$7.400 millones por Pixar

Durante meses, sendas empresas han estado dialogando sobre una posible fusión, entre otras alternativas.

The Walt Disney anunció el martes la compra de Pixar Animation Studios por US$7.400 millones.

El acuerdo podría darle un nuevo aire a Disney en su área animada, mientras que dejaría al presidente ejecutivo de Pixar, Steve Jobs, el dueño de Apple, como máximo accionista individual de Walt Disney.

El anunció se hizo tras el cierre de los mercados de Wall Street. Disney adquiere así a una empresa que ha revitalizado el mundo de la animación con películas como "Toy Story" y "Finding Nemo".

Jobs, que cuenta con más de la mitad de las acciones de Pixar, obtendrá un puesto en la junta directiva de Disney.

Ambas empresas han tenido una asociación exitosa durante los últimos 12 años, en los que Disney ha cofinanciado las películas de Pixar. Sin embargo, ese acuerdo se vence en junio, cuando Pixar saque al mercado el filme "Cars".

Durante meses, sendas empresas han estado dialogando sobre una posible fusión, entre otras alternativas.

La compra por parte Disney dejaría al vicepresidente de Pixar, John Lasseter, como el director creativo de los estudios animados y asesor principal de Walt Disney Imagineering, el departamento encargado de diseñar y construir los parques temáticos de Disney.

El presidente de Pixar, Ed Catmull, quedará como presidente del departamento animado Pixer-Disney y se reportará directamente al presidente ejecutivo de Disney, Robert Iger, al presidente de The Walt Disney Studios, Dick Cook.

"Disney y Pixar podrán colaborar ahora sin las barreras que puedes surgir de dos compañías diferentes con dos juntas de accionistas diferentes", dijo Jobs en un comunicado. "Ahora, todo el mundo se puede centrar en los más importante, crear historias, personajes y películas innovadoras que deleiten a millones de personas en todo el mundo".

Con Pixar, Disney adquiere una empresa con un buen historial de éxitos animados, como "The Incredibles".

Además, Disney fortalecerá su vínculo con Apple Computer, la compañía creadora de los iPods.

Disney no se hace, no obstante, con intereses en Apple. Sin embargo, Jobs podría alinearse con Iger para crear un conglomerado multimedia en el que Disney suministraría el contenido y Apple la distribución, mediante sus computadoras o iPods.

La compra permite a Iger cumplir con uno de sus objetivos: buscar el fortalecimiento de la sección animada de Disney, que se quedó rezagada con la llegada de la tecnología de la última década.

Durante una década, Pixar le ha servido a Disney para batallar en el campo animado. Dos películas de Pixar, "Finding Nemo" y "The Incredibles", han ganado Oscar por mejor película animada.

Disney, por si sola, ha producido películas de acogida modesta: "Lilo & Stitch", "Treasure Planet" y "Home on the Range". Su único gran éxito fue "Chicken Little", que recaudó 100 millones de dólares en el 2005, pero muy por debajo de los 200 millones que logró "The Incredibles" en el 2004.

Desde el 2003, Disney y Pixar comenzaron a estudiar la extensión de su asociación, pero las conversaciones se estancaron un año después, cuando Pixar exigió quedarse con el 100% de los ingresos y pagarla a Disney una cuota de distribución.

Pixar quería además la propiedad de las películas producidas, así como dos que estaban en preproducción.

La ruptura también se vio alimentada por la animadversidad entre Jobs y en entonces presidente ejecutivo de Disney, Michael Eisner.

En el 2004, Jobs dio por concluidas las negociaciones y dijo que exploraría acuerdos con otros estudios, como Fox y Warner Bros.

Sin embargo, con la salida de Eisner y la llegada de Iger, las relaciones entre ambas compañías volvieron a buen cauce, ya que éste último consideraba una prioridad recuperar la buena sintonía con la empresa de Jobs.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?