| 8/16/2007 12:00:00 AM

Disminuye evasión de impuestos

El crecimiento sostenible del recaudo permitió aumentar su participación dentro del Producto Interno Bruto, para ubicarse en 16.65% luego que cuatro años atrás fuera de 13.54%

El Modelo Único de Ingresos, Servicio y Control Automatizado –MUISCA-, bajo el cual la DIAN administra el recaudo de los impuestos nacionales y las operaciones de comercio exterior, entregó al cierre del año 2006 resultados que se resumen en menos evasión en los impuestos nacionales y en más participación del recaudo en el Producto Interno Bruto.

En el balance presentado por el Director General de la DIAN, con ocasión del Consejo Público de Ministros organizado por la Presidencia de la República se demuestra que en el 2006 la evasión cayó cinco puntos porcentuales en el impuesto de renta y dos más en el IVA. Este año los indicadores caerán otro punto más para ubicarse en 30 y 21 por ciento, respectivamente.

El crecimiento sostenible del recaudo permitió aumentar su participación dentro del Producto Interno Bruto, para ubicarse en 16.65% luego que cuatro años atrás fuera de 13.54% En valores absolutos se trata de unos ingresos tributarios que pasaron de $27.5 billones a $52.7 billones y superarán en el 2007 el monto de $60 billones.

Con relación al número de funcionarios, los ingresos obtenidos por la DIAN comparados con el recurso humano se duplicaron, ya que durante el año 2002 por cada funcionario la DIAN recogía $3.400 millones y al cierre del 2006 ese valor era de $6.500 millones, es decir $3.100 millones, por cada uno.

De igual forma, la gestión de la DIAN también se reflejó en la relación del recaudo y el presupuesto asignado para el funcionamiento de la Entidad, en 2002 por cada peso invertido en la Administración, se retornaban $85, cifra que se duplicará al finalizar el 2007, año en el que se devolverán $171.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?