| 12/3/2008 12:00:00 AM

Diputados aprueba expropiación de Aerolíneas Argentinas

BUENOS AIRES _ La Cámara de Diputados dio media sanción el miércoles al proyecto de ley que propone la expropiación de Aerolíneas Argentinas y Austral al Grupo Marsans de España.

Con 152 votos a favor y 84 en contra, los diputados aprobaron el proyecto impulsado por el gobierno de Cristina Fernández que declara "de utilidad pública y sujetas a expropiación, las acciones de las empresas Aerolíneas Argentinas Sociedad Anónima y Austral Líneas Aéreas".

La iniciativa pasará ahora al Senado, que definirá si la convierte en ley.

Marsans --propietario del 94,6% de Aerolíneas y del 97% de Austral-- adelantó días atrás que demandará al Estado argentino ante cortes internacionales si se produce la expropiación y se viola el acuerdo firmado en julio con el gobierno sobre las condiciones de venta de las compañías.

En aquel acuerdo, Marsans se comprometió a venderle al Estado sus acciones en ambas firmas siguiendo un mecanismo de valuación que establecía que cada parte aportaría una tasación y que, en caso de disparidad sobre el precio de venta, se recurriría a un tercer valuador.

Pero en septiembre, el Congreso aprobó una ley de rescate de las compañías que lo faculta para determinar el precio de venta, desconociendo el acuerdo.

Según la valuación encargada por el gobierno, Aerolíneas y Austral tienen un valor negativo de 832,8 millones de dólares. Pero el grupo español defiende la cotización que le encargó al banco Credit Suisse, según la cual Aerolíneas tiene un valor de mercado de hasta 60 millones de dólares y Austral de hasta 380 millones de dólares.

El gobierno se ha negado a recurrir a un tercer tasador, tal como lo estipulaba el acuerdo de julio, y en cambio instruyó a los legisladores oficialistas, mayoría en ambas cámaras, avanzar en la expropiación.

El proyecto aprobado en Diputados establece que "para garantizar la prestación de los servicios, su ampliación y mejoramiento, el Poder Ejecutivo instrumentará los mecanismos necesarios a los fines de cubrir las necesidades financieras derivadas de las empresas mencionadas y realizar operaciones de crédito, incluido el otorgamiento de avales, para la adquisición de bienes destinados a la explotación aerocomercial".

Por otra parte, promueve la cesión de las acciones representativas del capital social a los trabajadores de las compañías "hasta un máximo del 10% de sus paquetes accionarios".

El gobierno defiende la reestatización de las líneas aéreas con el argumento de que su quiebra pondría en riesgo la comunicación interna, ya que manejan el 80% del mercado de cabotaje y algunas rutas son operadas sólo por esas compañías, que también distribuyen el correo.

Marsans, por su parte, responsabiliza de su precaria situación financiera al gobierno, por no permitirle aumentos tarifarios, y a los recurrentes conflictos protagonizados por los siete gremios que conviven en el transporte aéreo.

Marsans controla las compañías desde 2001, año en el que las adquirió de la también española Iberia. Las aerolíneas habían sido privatizadas a principios de la década de 1990 bajo el gobierno de Carlos Menem.


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?