| 3/29/2011 8:00:00 AM

Dilma Rousseff llega a un Portugal en crisis y promete "atención"

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, llegó hoy a la capital lusa en una visita oficial de dos días en la que se ha comprometido a dar "toda su atención" a Portugal, que atraviesa su peor crisis desde que recuperó la democracia el 25 de abril de 1974.

Lisboa - El avión oficial de la presidenta aterrizó en el aeropuerto militar de Figo Maduro, próximo a Lisboa, cuando estaba a punto de celebrarse en el Parlamento portugués la ceremonia de entrega del premio Norte-Sur del Consejo de Europa al antecesor de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva.

La presidenta, que no asiste a esta ceremonia, siguió viaje hacia Coimbra, a 200 kilómetros al norte de Lisboa, donde permanece hoy en visita privada hasta que empiece mañana su agenda oficial con la asistencia a un homenaje a Lula de la universidad de esa ciudad.

En declaraciones a un canal luso de televisión antes de su llegada a Portugal la presidenta brasileña negó que su país haya situado las relaciones con Europa o Portugal en un segundo plano y aseguró que hay "una relación especial" con la antigua metrópoli.

"Daré a Portugal toda la atención", afirmó la presidenta, que visita este país cuando se encuentra al borde de un rescate financiero por su difícil situación económica y en espera de que se forme Gobierno o se convoquen elecciones anticipadas tras la dimisión del primer ministro, José Sócrates, la semana pasada.

"No colocamos a Europa en un segundo plano, mucho menos a Portugal", señaló en una entrevista con el canal de televisión SIC en la que, no obstante, indicó que los progresos en las relaciones bilaterales dependen de ambas partes y puntualizó: "No creo que Portugal es Europa, creo que Portugal es Portugal".

Esta visita de Rousseff, su primer viaje a Europa desde que tomó posesión en enero, le permitirá entrevistarse el miércoles con el jefe de Estado luso, el conservador Aníbal Cavaco Silva, y con el primer ministro dimisionario, el socialista Sócrates.

Su renuncia se produjo la semana pasada tras no aprobar el Parlamento su último programa de austeridad.

Portugal recibe así a Rousseff inmerso en una crisis política que ha agravado los problemas de su economía, inmersa ya en una recesión y con los intereses para refinanciar su deuda soberana en máximos históricos, superiores al 8 %.

Roussef visita hoy un museo y la Universidad de Coimbra y su agenda oficial, según confirmaron a Efe fuentes brasileñas, empieza mañana miércoles, cuando asistirá al homenaje a Lula, presidente de Brasil durante dos mandatos entre 2003 y 2011.

El ex jefe de Estado recibirá un doctorado Honoris Causa de ese centro académico, uno de los más antiguos de Europa, en reconocimiento a la atención que dedicó a "los grandes problemas del mundo" y a preservar la amistad entre Brasil y Portugal.

Después de ese acto Rousseff participará en un almuerzo en honor de Lula junto al presidente de Cabo Verde, Pedro de Verona Rodrigues Pires, que se desplazó también a la ciudad lusa, y a otras autoridades.

Tras esos actos vuelve a Lisboa para sostener sus reuniones con Sócrates y Cavaco, calificadas oficialmente de "carácter político" y orientadas a que la presidenta tome un "primer contacto" con los asuntos bilaterales.

Lula expresó el lunes, en declaraciones a los periodistas en Portugal, su esperanza de que Brasil pueda ayudar a Portugal, mientras en la prensa económica lusa se ha comentado la posibilidad de que entidades de la nación sudamericana participen en alguna colocación de deuda portuguesa.

Según datos oficiales, los intercambios comerciales entre ambos países están en alza y en los dos primeros meses de 2011 sumaron US$421,66 millones (299 millones de euros), con un aumento del 59,4 %, respecto al período homólogo de 2010.

Después de las entrevistas oficiales, Rousseff concluye la estancia en Portugal con una cena en el palacio de Belem, sede presidencial.

Esta visita oficial de la jefa de Estado brasileño sigue a la realizada en mayo del año pasado por Lula, que presidió con Sócrates la firma de varios acuerdos económicos y de inversión de empresas brasileñas en Portugal.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?