| 6/8/2011 4:20:00 PM

Detenidos 23 policías, 8 por robar cocaína a un paramilitar

La Policía colombiana detuvo a 23 de sus integrantes, ocho de ellos acusados de apoderarse de un alijo de cocaína de un reconocido narcotraficante y paramilitar muerto a finales del año pasado, informaron este miércoles las autoridades.

Bogotá - Los otros quince uniformados están acusados de pertenecer a la banda de Los Rastrojos, una organización criminal también dedicada a actividades de narcotráfico.

La primera de las acciones de detención masiva se registró en Villavicencio, capital del departamento del Meta, contra ocho agentes de esa institución.

En esa ciudad, funcionarios de la Unidad Antimafia de la Fiscalía y agentes de la policía detuvieron a los uniformados, implicados en el robo de la droga a Pedro Oliverio Guerrero, alias "Cuchillo".

Según la acusación, los policías se apoderaron de unos cinco mil kilos de cocaína decomisados a la banda de "Cuchillo", llamada Ejército Revolucionario Popular Anticomunista de Colombia (Erpac).

La Dirección de Investigación Criminal (Dijín) recopiló en los últimos ocho meses pruebas contra los ahora detenidos.

En la segunda operación, las autoridades detuvieron en distintas ciudades a los involucrados con Los Rastrojos.

Las quince detenciones se registraron en Bogotá, Bucaramanga, Cali, Pereira, y en la isla caribeña de San Andrés.

Según la investigación, desde San Andrés, la cocaína de Los Rastrojos era enviada en lanchas rápidas a las costas de algunos países centroamericanos y, finalmente, a mercados de Estados Unidos.

Los policías de esa isla, según la investigación, al parecer permitían el ingreso de la cocaína desde la parte continental colombiana para su posterior envío hacia Honduras y Nicaragua.

En ambos casos, los policías y las pruebas quedaron a disposición de la Fiscalía.

 

 

 

 

Efe

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?