| 12/12/2008 12:00:00 AM

Desmonte de subsidio a los combustibles ayuda a aliviar angustias presupuestales

Cuando se subsidia la gasolina, ese subsidio no mejora el entorno social ni la distribución del ingreso, explicó este jueves el Presidente de la República, Álvaro Uribe. Aseguró que la medida también permitirá tener menos dificultades para avanzar en la ejecución de obras públicas.

Desmontar el subsidio a los precios de los combustibles contribuirá a aliviar “las angustias del presupuesto”, señaló este jueves en Bogotá el Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, durante la entrega del Premio a la Excelencia de la Micro y Pequeña Empresa.

De acuerdo con el Mandatario, si el Gobierno Nacional tiene financiado el presupuesto, podrá asumir menos dificultades derivadas de la disminución del recaudo y menos dificultades para poder avanzar en las obras públicas.

En su pronunciamiento el Jefe de Estado pidió comprensión a los colombianos en la aplicación de la medida, señalando que es un paso revolucionario, que bien manejado, con una visión de largo plazo, puede ayudar a que el país se desatrase en competitividad, en infraestructura y en política social.

Reiteró que al subsidiar la gasolina, esa ayuda no mejora el entorno social ni mejora la distribución del ingreso, mucho menos en épocas de calentamiento global, cuando lo menos indicado es continuar estimulando el transporte privado.

Así mismo, resaltó que al eliminar estos subsidios se le abre una posibilidad al tema de infraestructura, pues avanzar en obras públicas le permite a Colombia ser más competitivo y mejorar el ingreso.

El Presidente Uribe también pidió tener en cuenta que los últimos años el dinero de los subsidios salió del bolsillo del Estado “para que los colombianos que tuvieron que pagar un alto precio en combustible no tuvieran que pagar un precio todavía más alto”.

SP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?